Utilidades

Banner  728x90v2
ticks-san-joaquin-valley[1]

Cambio climático y salud

Casi todo el mundo sabe que el cambio climático es un fenómeno global que se incrementa con la actividad humana y que ha provocado la exacerbación de desastres naturales como la sequías y los huracanes. Pero pocos conocen o hacen hinncapié en el hecho de que el cambio climático, también, produce enfermedades que se pensaban relativamente controladas, y que desata calamidades que pueden azotar pueblos y regiones enteras.

En su estudio más reciente, la revista The Lancet señala que el cambio climático, al modificar el clima y la temperatura, se convierte también en un impulsor de enfermedades infecciosas como malaria, dengue, cólera, encefalitis y virus del Nilo. Así, en regiones que no habían estado preparadas para las epidemias, la dispersión de las enfermedades infecciosas puede convertirse en problemas regionales muy severos. Y no solo eso. Los cambios de clima provocan también modificaciones en los cuadros clínicos tradicionales. Las alergias pueden ser más profundas y los periodos alérgicos prolongarse por más tiempo.

El estudio ha detectado que el mosquito transmisor del dengue ha incrementado su capacidad virulenta en un 9.4% desde 1950, debido al cambio de las condiciones atmosféricas. La enfermedad de Lyme, una infección que se trasmite por un insecto llamado la garrapata del venado, se ha triplicado en las últimas décadas en Estados Unidos, debido al azote de los huracanes, el incremento de las temperaturas y las inundaciones. Esta enfermedad es difícil de diagnosticar por tener síntomas parecidos a los de la gripe: fiebre, dolor muscular, cansancio. Pero si no se atiende debidamente puede presentar complicaciones, especialmente para los niños.

En conclusión, la revista alerta sobre una nueva peste del cambio climático: la propagación de enfermedades que pueden afectar a millones de personas. El artículo también señala que las sequías y la destrucción de las cosechas por los huracanes también acarrean falta de alimentos, desnutriciones y aún hambrunas, conformando un cuadro calamitoso que habría que prevenir cuanto antes.

O bien, que habría que continuar previniéndolo, como se hacía antes de la salida de Estados Unidos del Tratado de París.

Es una nueva alerta para la comunidad científica y los 20 mil delegados de decenas de paises, que se reunirán en Bonn para analizar el cambio climático el próximo 6 de noviembre.

, , , , , ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista