Crisis en la frontera

Si no existe crisis en la frontera, dicen los críticos de la Casa Blanca en el interior de Estados Unidos, es necesario crear una. Y eso es lo que está sucediendo con el arresto de miles de indocumentados a lo largo de la franja fronteriza, y con el exceso de población que padecen no solamente las ciudades, sino ahora también los centros destinados a enjaularlos por un tiempo.

Desde el 18 de marzo, en la ciudad de McAllen, Texas, las autoridades han liberado a 2,200 detenidos en el centro de atención a migrantes, simplemente porque su capacidad para darles cama y comida ha sido rebasada. En El Paso, la liberación repentina de alrededor de 150 migrantes el 19 de marzo desató un caos en las calles de la ciudad, y las autoridades tuvieron que encontrar lugares improvisados para alojarlos. Una red de refugios operada por la organización sin fines de lucro Annunciation House ya no tenía espacio, así que los funcionarios de la ciudad convirtieron un parque público en un área de procesamiento de papeles migratorios, hasta que consiguieron espacio en los hoteles locales.

Mientras tanto, desde México y Centroamérica, la cauda de expulsados hacia el país del Norte sigue su curso. En febrero fueron aprehendidos más de 76 mil personas, el número más alto de migrantes detenidos en un mes. Esa población de nuevo ingreso ha provocado que los agentes de la Patrulla Fronteriza pusieran libres esta semana a algunas familias en una etapa muy temprana, brincándose el procedimiento habitual en el que los recién llegados son entregados después de un papeleo inicial al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), el cual puede detenerlos o liberarlos bajo el requisito de que se presenten en la corte.

La zona fronteriza tiene ahora una sobrepoblación preocupante, por decir lo menos. En Tijuana ya surgieron los primeros brotes de inconformidad por el fenómeno. El programa de arraigo propuesto por el gobierno de México lleva tiempo. Y Donald Trump espera que el tema se convierta en un ariete para su campaña de reelección.

Los migrantes son los que pagan lo platos rotos de todo esto.

Voto de Puebla en Nueva York

Como parte de las acciones del Proceso Local Extraordinario de Puebla 2019, el Instituto Nacional Electoral (INE), en coordinación con el Consulado General de México en Nueva York, organizó el Foro Informativo “Voto de las y los Poblanos Residentes en el Extranjero”, con el objetivo de promover la participación electoral y dar a conocer los requisitos, plazos y procedimientos para el ejercicio del voto extraterritorial para la jornada del próximo 2 de junio.

En el evento, que se realizó en el Baruch College de la Universidad de la Ciudad de Nueva York (CUNY), el Consejero Enrique Andrade, presidente de la Comisión Temporal de Vinculación con Mexicanos Residentes en el Extranjero y Análisis de las Modalidades de su Voto, recordó que el sufragio desde el exterior se efectúa vía postal, como lo dicta la ley al respecto, y esa será la forma como los ciudadanos de Puebla ejerzan su derecho este año.

Recordó que se trata de una elección que se repite por el fallecimiento de la gobernadora constitucional electa de esa entidad, por lo que hizo un llamado a los poblanos que participaron en 2018 a sumarse nuevamente a este ejercicio. “En la elección pasada tuvimos aproximadamente 10 mil ciudadanos de Puebla que se registraron para votar tanto para Presidente de la República como para gubernatura y senadurías. Finalmente votaron cerca de 6 mil, es decir, alrededor del 56 % de los que se registraron. Esto fue gran un avance, y el estado de Nueva York fue el que más participación de poblanos tuvo”, comentó.

Por su parte, el Consejero Ciro Murayama, integrante de la Comisión, resaltó que las elecciones de Puebla de este año son especiales, pues es la primera vez que el INE asume la organización total de unos comicios locales. Agregó que dentro de las muchas tareas que el Instituto realizará para estos comicios está la organización del debate de candidatos, el cual se prevé para el mes de mayo y tendrá como uno de sus pilares el tema de los migrantes.

En materia de participación desde el extranjero, el Consejero Murayama recordó que ha habido avances muy significativos de manera global, por lo que se espera que las elecciones extraordinarias de Puebla sigan ese camino. “Llevamos tres elecciones presidenciales con voto desde el exterior. En 2018 se inscribieron 181 mil ciudadanos y votaron casi 99 mil, lo que quiere decir que tuvimos más del doble que los comicios de 2012 y prácticamente el triple que la elección de 2006. Esto se logró en gran parte por la reforma electoral de 2014, que permitió la credencialización desde el extranjero”, explicó.

Durante su participación, René Miranda, Director Ejecutivo del Registro Federal de Electores, detalló que actualmente hay poco más de 42 mil poblanos que tramitaron su Credencial para Votar en los distintos Consulados de México en la Unión Americana, de los cuales 15 mil están concentrados en el estado de Nueva York. “Todos ellos pueden participar, es un universo muy importante; hacia allá justamente es a donde hay que hacer llegar el mensaje, para que todos los poblanos puedan votar en estas elecciones extraordinarias”, manifestó.

Agregó que, por disposición del Consejo General, se está contactando por correo electrónico y vía telefónica al universo de más de 10 mil poblanos que se registraron para votar en los comicios de 2018, a fin de corroborar que tengan intención de votar en estas nuevas elecciones y verificar con ellos que sigan en el mismo domicilio, a fin de que les llegue el Paquete Electoral Postal.

La jornada, a la que asistieron miembros de la comunidad de poblanos residentes de Nueva York, también contó con la participación de Vivian Juárez, Cónsul Encargada del Consulado General de México en esta ciudad; Jaime Lucero, Presidente de Casa Puebla Nueva York; Robert Smith, profesor de Baruch College de CUNY, así como José Higuera, Director Adjunto del Instituto de Estudios Mexicanos de dicha universidad.

Las actividades de promoción y difusión del voto de las y los poblanos en el exterior continuaron este viernes con un encuentro con la Asociación de Estudiantes Mexicanos de la Universidad de Columbia, además de diversas entrevistas con medios de comunicación.

Cabe señalar que, al corte del 27 de febrero, el INE tenía contabilizados mil 481 poblanos registrados para votar desde el exterior en los comicios de este año. El plazo para realizar el registro vence el 15 de marzo y se puede hacer en la página www.votoextranjero.mx, o bien a través de las líneas de INETEL: sin costo desde Estados Unidos al 1-866-986-8306 o por cobrar desde el resto del mundo al +52-55-5481-9897.

(Información del Instituto Nacional Electoral)

El Muro

Eso que fue una promesa de campaña de Donald Trump se ha convertido en un obstáculo para que el gobierno de Estados Unidos siga funcionando como tal. Hasta hoy han cerrado sus puertas los departamentos de Estado, Agricultura, Hacienda, Vivienda, Transporte, Defensa, Comercio y Justicia, así como el Museo Smithsonian y los parques nacionales. Hay aproximadamente 420 mil trabajadores del Estado que continúan laborando sin recibir sus pagos correspondientes. Les han dicho, de mala gana, que después los recibirán.

Trump ha dicho que se siente orgulloso con la medida, y exige del Congreso un desembolso adicional de 5 mil millones de dólares para edificar el muro. The New York Times ha hecho un recuento general del estado que guarda el muro a lo largo de la frontera. Señala que al occidente de El Paso, donde los terrenos son federales, el gobierno de Estados Unidos ha construido aproximadamente 1,126 kilómetros de barda, y que el proyecto de Trump puede llegar a costar 25 mil millones de dólares. En San Diego ya se están probando varios tipos de nuevos  muros, que van desde los 5 hasta los 9 metros de altura. Los existentes tienen 3 metros de altura, y se ubican en áreas densamente pobladas. La patrulla fronteriza se compone de más de 16 mil policías, y se concentra sobre todo en las zonas que se extienden por las ciudades de San Diego, El Paso, Tucson, Laredo y McAllen. Existen 25 puntos de pasos fronterizos a lo largo de la línea, y en algunos de ellos -como en Nogales- se han encontrado túneles para el paso de armas y drogas.

A pesar de que el flujo de indocumentados ha descendido en lo que va del siglo, fuentes oficiales apuntan que el número de trabajadores ilegales mexicanos en Estados Unidos pueden ser más de 8 millones.

Por eso, y porque la economía al norte del Río Bravo se desplomaría sin la mano de obra de mexicanos indocumentados, lo que es preciso llevar a cabo es un tratado para regular el paso de los mexicanos, y no el levantamiento de un muro para impedirlo.

No basta

Por fin, después de varias décadas de brutal estancamiento, el salario mínimo se incrementó en México. Estaba en 88.36 pesos al día y se elevó a 102.68 pesos en la mayoría del país. En la frontera llegará a los 176.72 pesos diarios.  Eso significa un incremento de 16.21% en todo el país y el doble de aumento en la franja fronteriza.

Tanto el presidente como los miembros de las cámaras empresariales coincidieron en que el aumento constituye el primer paso para la recuperación del poder adquisitivo de los trabajadores. Los presidentes de la Comparmex y el Consejo Coordinador Empresarial señalaron que todos los involucrados actuaron con responsabilidad para no disparar la inflación, con la promesa de incrementar la productividad y generar mejores condiciones de vida para los trabajadores.

La Comparmex adelantó que la meta para 2024 es alcanzar un salario mínimo de 290 pesos diarios.

Todo esto suena muy bien, pero para ubicar el problema del minúsculo salario que ha prevalecido en el país desde 1976, basta comparar los salarios de México y California en el año que termina. En México, ya se dijo, es todavía de 88.36 pesos al día. En California el salario mínimo, en promedio, es de 1,680 pesos diarios. Eso significa, en buena aritmética, que el salario mínimo de California es 19 veces mayor al de México.

No son los mismos países, por supuesto, pero somos vecinos. Los niveles de productividad, capacitación y desarrollo son muy grandes. Pero en este tema, también, tiene que llegar la globalización. No puede haber el abismo que actualmente existe entre los ingresos de los trabajadores. Si el salario mínimo de California no crece en los próximos seis años, y el de México alcanza los 290 pesos diarios que promete la Coparmex, la diferencia salarial todavía sería de cinco veces más pequeña en México.

El peso de no tener documentos

El escándalo que se desató por la noticia de que cuatro trabajadores del club de golf de Donald Trump eran indocumentados detonó varios análisis sobre la importancia que tiene este tipo de trabajadores para la economía norteamericana.

En términos generales, los trabajadores indocumentados representan el 24% de las labores agrícolas, pesqueras y forestales, así como el 15% de los trabajadores de la construcción. Además, la cuarta parte de los empleados de restaurantes son extranjeros, y probablemente una mayoría de ellos sean indocumentados.

En estos sectores, como en muchos otros, los patrones tienen dificultades para contratar mano de obra. Por prejuicios de estatus y fobia social a ciertos trabajos, los obreros de Estados Unidos no quieren participar en muchas labores y oficios. La mayoría de las empresas constructoras han declarado tener problemas para contratar reparadores de techos, albañiles y electricistas, y los hoteleros y restauranteros reportaron un número récord de vacantes el pasado mes de octubre. Para los trabajadores mexicanos el hecho de trabajar en esos sectores por un salario de 10 dólares cada hora representa una bendición. Para ellos y para sus familias. De ahí el abultado número de remesas que llegan a México.

Un estudio reveló que de cada trabajo realizado por los indocumentados dependen indirectamente tres empleos cubiertos por trabajadores locales, y que sin el trabajo ilegal los sectores fundamentales de la agricultura, la construcción y el turismo sufrirían grandes pérdidas. Muchas empresas cerrarían y muchos poblados reducirían el número de sus habitantes.

De manera que Donald Trump, recién salido del escándalo, se encontraría entre la espada y la pared: o suaviza su política contra la migración, o se enfrenta a una recesión económica.

(Información de The New York Times)

Zona libre

Entre las propuestas del nuevo gobierno para sacar al país de la parálisis económica, detener las migraciones hacia Estados Unidos y potenciar el desarrollo regional, destaca la creación de una zona de libre comercio de más de 3 mil kilómetros, a lo largo de la frontera con Estados Unidos. Eso implica una franja que irá desde Matamoros y pasará por las ciudades de Reynosa, Nuevo Laredo, Piedras Negras, El Paso, Nogales, Mexicali, Tijuana y también Ensenada. En esa longitud, las aduanas se recorrerán hacia el sur 30 kilómetros.

En esa zona existirá otro México. Los números de la economía en esta zona son evidentes. En ella el salario mínimo será de $176 pesos mexicanos; es decir, el doble del salario mínimo que prevalece en todas las demás regiones del país. Los impuestos serán la mitad de los del resto de la República. El IVA será de 8% en lugar del 16%. El Impuesto Sobre la Renta será de 20% en lugar del 36% que promedian diversos ingresos. El precio de la gasolina será de $13.80 en lugar de los $20.00 que se cobran en todos las entidades federativas. El precio de la luz será el que existe en Estados Unidos.

El salario mínimo en esta zona está lejos aún del salario mínimo de California, que es aproximadamente de 12 dólares por hora, pero sin duda es un aliciente para que los mexicanos que lleguen a dicha franja se queden a trabajar en esa zona, que formará todavía parte de la República Mexicana.

Y para impulsar el desarrollo, la zona aspira a ser un imán para la inversión extranjera y la nacional. En términos comerciales, además, la frontera de México con Estados Unidos se convertirá en la zona libre más grande del mundo. Porque en efecto, una zona de tal extensión no existe en Europa ni en ningún otro lugar del mundo.

¿Qué sucederá con esto? En el peor de los escenarios, esta franja puede ser un elemento perturbador del resto de la economía, y creará un polo de desarrollo que profundizará la desigualdad regional del país entero. En el mejor de los casos, esta franja será un motor para el desarrollo del resto de la República.

Todos los gobernadores de las entidades fronterizas, independientemente de sus ideologías y partidos -desde Javier Corral hasta el Bronco- apoyan el proyecto.

Esperemos que el narcotráfico, azote y mandatario de la región, no de al traste con el proyecto. Y que la franja no se convierta en una zona libre de tráfico de armas.

Separación

La separación de padres e hijos, ordenada por Donald Trump como medida forzosa para evitar la migración de mexicanos y centroamericanos hacia Estados Unidos, ha entrado en una nueva fase de injusticias y desgracias. Como se sabe, en mayo del presente año la Casa Blanca puso en marcha una política en la que cada adulto detenido al ingresar al país ilegalmente sería sujeto de un proceso penal, y por lo tanto no podría cuidar a sus hijos. En consecuencia, más de 3 mil niños fueron separados de sus padres y enviados a guarderías y centros de detención. Eso despertó una ira internacional contra una medida que fue calificada como fascista por diversas organizaciones, y el pasado 20 de junio Trump firmó a regañadientes una orden ejecutiva para detener las separaciones. Una juez de San Diego emitió una orden judicial que establecía que todas las familias deberían ser reunificadas en un plazo de 30 días, fecha que se venció el pasado 26 de julio.

Dos días antes del plazo perentorio las autoridades dieron información sobre nuevos problemas. Si bien el juzgado de San Diego sostuvo que deberían ser reunificados 2,551 migrantes que fueron separados de sus hijos, el departamento jurídico de la Casa Blanca dijo que por lo menos 463 migrantes ya no se encontraban en Estados Unidos, porque fueron deportados. El problema entonces se multiplicó por las ineficiencias y confusiones. Una organización defensora de migrantes en El Paso sostuvo que las autoridades obligaron a los detenidos a firmar órdenes de deportación haciéndoles creer que así recuperarían a sus hijos. Taylor Levy, de la Annunciation House, dijo que la medida fue muy injusta sobre todo para las indígenas guatemaltecas que ni siquiera hablan español con fluidez, y que fueron expulsados del país sin la esperanza de recuperar a sus hijos.

Ante los apremios de las autoridades por cumplir las órdenes judiciales, existen padres que no saben dónde están sus hijos; niños que han debido ser trasladados a hoteles por asociaciones humanitarias, porque ya no pueden permanecer en los albergues; madres que aceptan la reunificación pero que se niegan a regresar a sus países de origen porque enfrentan amenazas de muerte, y familias reunificadas que han sido detenidas mientras se gestiona su deportación.

El gobierno ha declarado que ya finalizó la reunificación de los padres y madres que cuentan con hijos mejores de cinco años, la cual -dicen los voceros- se inició rápidamente por razones humanitarias. Mmhh…

 

 

 

El otro libre comercio

Un capítulo que se encuentra fuera de las negociaciones del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, por motivos obvios, es el libre comercio de armas de Estados Unidos hacia México. Ahí no hay reglas, ni datos estadísticos gubernamentales, ni beneficios económicos para ningún país. Lo que hay son cifras escandalosas y horripilantes. Es un escándalo que cada año lleguen a México 213,000 armas de fuego que sirvan para armar a las bandas de narcotraficantes, abrir espacio para las llamadas ejecuciones de los rivales, que se utilicen para aumentar los robos a mano armada y tengan al país con cifras de mortandad que corresponden a una nación en guerra. Resulta tétrico que México tenga un número de 20.5 homicidios por cada 100 mil habitantes, y que el año pasado el país haya registrado más de 29 mil homicidios, una cifra que lo ubica por debajo de los homicidios en Siria, pero por encima de los de Irak y Afganistán. México tiene el nada honroso segundo lugar en muertes por ataques a mano armada en el mundo.

El libre comercio de armas no está regulado, y se sabe poco de sus mecanismos de operación. En una entrevista lograda por The New York Times con un recluso de las cárceles mexicanas, un joven incauto de 23 años de edad, éste dice que traficaba cientos de armas anualmente de Estados Unidos a México, y que con esa actividad obtenía ganancias que no podía tener en ningún otro trabajo. Cada fin de semana asistía a las ferias que las tiendas de armas llevan a cabo alrededor de la ciudad de Dallas, y se ufanaba de que en ellas podía evadir los requisitos para comprar armas, como el historial criminal de los clientes o los documentos de ciudadanía. Después de recolectar un buen número de rifles semiautomáticos AR-15, que son los más solicitados por los grupos de narcotraficantes, los escondía en las estufas y refrigeradores que cargaba en su camioneta para cruzar la frontera, y finalmente los vendía en los pueblos cercanos a la línea divisoria. El negocio era muy bueno: compraba los rifles por un precio aproximado de $500 dólares ($10,000 pesos mexicanos) y los vendía a los compradores cinco veces más caro. En cada viaje podía embolsarse casi medio millón de pesos. En un par de años, con sus ganancias, pudo comprar una casa. un par de nuevas camionetas y un cúmulo de bicicletas eléctricas, para él y para sus amigos.

Y de la noche a la mañana todo terminó. El sueño de este joven se vino abajo porque tuvo una rencilla con un primo que lo denunció a la policía. Actualmente, el joven recluso cumple una pena de nueve años de prisión.

Es claro que México debe reforzar la frontera para impedir o por lo menos reducir el abierto tráfico de armas que se utiliza para segar vidas de mexicanos. Pero en este tema la principal responsabilidad recae en el lado de Estados Unidos. No es posible que la Casa Blanca quiera levantar un muro para impedir el paso de los mexicanos a su país, mientras se queda de brazos cruzados ante el paso de armas que terminan incrementando las muertes de sus vecinos y colocan a México en un estado de guerra.

 

El voto de afuera

El Instituto Nacional Electoral (INE) realizó el escrutinio y cómputo de los 98 mil 854 votos que emitieron las y los mexicanos residentes en el extranjero, en las instalaciones del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México.

Luego de que el Consejo General recibió el informe sobre el número de votos emitidos por mexicanas y mexicanos residentes en el extranjero, clasificados por país de residencia de los electores, así como de los Sobres Postal Voto recibidos fuera del plazo legal, el Secretario Ejecutivo del INE, Edmundo Jacobo Molina, precisó que para esta elección se registraron en la Lista Nominal de Electores Residentes en el Extranjero 182 mil 256 ciudadanos que radican en 120 países, a quienes se les enviaron los materiales necesarios para emitir su sufragio.
“A partir del 16 de mayo y hasta el 30 de junio, se recibieron un total de 98 mil 854 Sobres Postal Voto, de los cuales 76 mil 440 provinieron de Estados Unidos; cinco mil 10 de Canadá; dos mil 973 de España; dos mil 666 de Alemania y 11 mil 765 del resto del mundo”, indicó.

El Secretario Ejecutivo precisó que, del total de los votos provenientes del exterior, “98 mil 708 corresponden a la elección presidencial y 98 mil 419 para la designación de senadurías; mientras que el resto, es decir, 52 mil 346, corresponden a elecciones locales”. En tanto, ninguno de los Sobres Postal Voto fue recibido fuera del plazo legal.

Por la tarde, en conferencia de prensa en la sede donde se realizó el escrutinio y cómputo de estos sufragios, el presidente de la Comisión Temporal del Voto de los Mexicanos Residentes en el Extranjero del INE, Consejero Enrique Andrade, aseguró que “el voto se cuenta bien ya que los funcionarios de casilla son ciudadanas y ciudadanos mexicanos”, además de que “es como si el ciudadano llegara a votar, aquí al Tec de Monterrey”.

Describió el procedimiento que se siguió a partir de las seis de la tarde, momento en que quedaron instaladas la totalidad de las Mesas Directivas de Casilla, las cuales se dividieron para contar los votos correspondientes a la elección de Presidente de la República y las de las ocho entidades con comicios para elegir gubernatura, así como la Jefatura de Gobierno de la Ciudad de México.

En las 263 Mesas Directivas de Casilla, se sustrajeron las boletas del Sobre Postal Voto, en presencia de los mil 300 ciudadanas y ciudadanos que se desempeñaron como funcionarios de casilla; posteriormente, se depositaron en las urnas correspondientes, para después contabilizar cada uno de los votos.

Acompañado de la Consejera Dania Ravel, del Decano de la Escuela de Ciencias Sociales y Gobierno del Tecnológico de Monterrey, Campus Ciudad de México, Alejandro Poiré, así como de representantes de organizaciones en defensa de los derechos de los migrantes, el Consejero Andrade adelantó que alrededor de las diez de la noche concluyó el escrutinio y cómputo de los más de 98 mil votos emitidos por las mexicanas y los mexicanos residentes en el extranjero, cuyos resultados se dieron a conocer mediante las tendencias del Conteo Rápido.

(Información del Instituto Nacional Electoral)

Quesadillas en Manhattan

¿Qué tiene de particular una quesadilla con chipotle? Nada, salvo que se trata de un nuevo producto de una cadena multimillonaria en Nueva York. La empresa se llama Chipotle -uno de los restaurantes de comida rápida más populares desde que llegó al mercado- y el nuevo producto de su menú, para sorpresa de todos los mexicanos, son las quesadillas.

¿Nuevo producto? ¡Pero si cualquiera puede comer quesadillas desde hace siglos en los puestos callejeros de Ixtlahuaca, Tres Marías, Atlixco, Otumba, Jiquipilco, San Miguel de Allende o la Ciudad de México! Y cualquiera sabe que las hay que queso, flor de calabaza, hongos, chicharrón prensado, rajas y huitlacoche. Y que hay otras más refinadas, como las de hojas de betabel, las de queso crema con mango y chile poblano, las de aguacate, queso gouda y chile piquín en tortillas de color morado.

La noticia le está dando la vuelta al mundo que existe fuera de México. Chipotle es una cadena de restaurantes de comida rápida que fue creada con capital norteamericano en Denver, Colorado, en 1993. Actualmente es un archipiélago de más de 2,500 restaurantes que se extienden no solamente en Estados Unidos, sino también en Francia, Alemania, Canadá y el Reino Unido. Cuenta con una plantilla de 50 mil trabajadores. Es una empresa que cotiza en la bolsa de valores y tiene un valor de 13 mil millones de dólares. Sus clientes se cuentan por millones a diario.

Y ahí, en el mundo globalizado de la comida mexicana, incluir quesadillas no es fácil. Chipotle se especializa en tacos y burritos. Hacer quesadillas -dice Brian Niccol, director de la cadena- lleva más tiempo. Mientras calentar una tortilla es cuestión de segundos, una buena quesadilla se prepara en 2 minutos y medio. Y eso es una eternidad para un restaurante de comida rápida. Además, hay que cambiar toda la infraestructura, las parrillas instaladas, el diseño interior de los locales, la presentación de las fachadas y toda la propaganda. Pero el nuevo producto lo vale.

Si hubiera un mundo verdaderamente globalizado, de fronteras abiertas, las señoras que venden quesadillas en los pueblos de México podrían asistir a las exposiciones de todo el orbe para ofrecer quesadillas. Entonces los paladares de los cinco continentes verían lo que es bueno.