Utilidades

Banner  728x90v2
90[1]

China gana terreno

Mientras que el mundo tiembla con las bravatas de los líderes de Estados Unidos y Corea del Norte, la Agencia Central de Inteligencia de Washington (la CIA) está mucho más preocupada por China. En días pasados Michel Collins, director de esa Agencia para el Centro de Asia Oriental, dijo en una conferencia en la Universidad de George Washington que el verdadero problema era el resurgimiento de China como una potencia regional con visos imperialistas.

Para China el armamento nuclear de Corea del Norte es preocupante, pero no es un factor que pueda salirse de su control. China ha condenado las pruebas nucleares de Pyongyang y se ha sumado al boicot económico impuesto por las Naciones Unidas, pero sabe que Corea del Norte es una pieza importante en el ajedrez político del extremo oriente, donde Estados Unidos cuenta con dos poderosos aliados, Japón y Corea del Sur.

China no se ha involucrado directamente en la guerra verbal entre Kim Jong un y Donald Trump, porque piensa que, más allá de la comedia macabra que ambos protagonizan en el escenario mundial, uno es contrapeso del otro. A pesar de que con sus palabras incendiarias pongan en alerta al mundo sobre la posibilidad de una devastadora guerra nueclear, mientras nadie jale el gatillo las amenazas se equilibran.

Para la CIA, hay un elemento de incertidumbre con el que China juega, y no mete las manos al fuego. Y ese factor, clave en muchos sentidos, es la inestabilidad de la política internacional de Washington hacia la región. Hace unas semanas, el secretario de Estado Rex Tillerson estuvo en China, y declaró que iba a hacer todo lo posible para entrar en negociaciones con el regimen comunnista de Pyongyang. Acto seguido, Donald Trump contradijo a su secretario señalando que “perdía su tiempo haciendo eso.” Y en días recientes, seguramente impulsado por el comportamiento de Trump, Tillerson afirmó en una reunión en Washington que el presidente de Estados Unidos “era un idiota.”

¿Cómo reacciona China ante ese panorama? Como siempre lo han hecho: esperando a que las aguas tomen su cauce adecuado. Sin alteraciones de ningún tipo. Beijing le apuesta, en un futuro no muy lejano, a dominar no solamente el mundo oriental, sino el mundo entero.

Y por lo pronto, en términos de combate al cambio climático y protección del medio ambiente, China tiene ya el liderazgo que Estados Unidos abandonó desde la nueva gestión de la Casa Blanca.

, , , ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista