Utilidades

Banner  728x90v2
Mauleon

De Mauleón

Fiel a su estilo de reportear los sanguinarios enfrentamientos entre las bandas y las células del crimen organizado, Héctor De Mauleón escribió en su columna en El Universal el 29 de abril que en la Ciudad de México existen 12 grupos criminales que se disputan el control de las calles y el narcomenudeo, y que el desmoronamiento de uno de los grupos hegemónicos -la Unión Tepito- había dejado una estela de sangre que se extendía mucho más allá de los confines del barrio bravo.

El 5 de mayo pasado publicó que en Chignahuapan, Puebla, se desató una balacera para tratar de detener a uno de los líderes hucahcicoleros con más presencia en el estado, y que su detención no habría fructificado porque los habitantes de una colonia de San Martín Texmelucan se aliaron a los criminales y detuvieron al ejército. Los líderes se movieron a la Sierra Norte de Puebla, y el reguero de sangre se esparció por las montañas.

Hace unos cuantos días, el 6 de mayo, De Mauleón publicó que en Xicotepec de Juárez, en Puebla, el pueblo vivía bajo las amenazas de los capos del huachicol y la droga, que la presencia de marinos solo había radicalizado los enfrentamientos, y que se avecinaban días de definiciones. “¿Estamos en el principio de una nueva guerra? -preguntó el periodista- Los días que vienen son cruciales.”

Y tenía razón: ayer, tres sujetos trataron de robar su automóvil, y su escolta mató a uno de ellos. Aún no se sabe si los asaltantes iban por el periodista. Pero afortunadamente no dieron con él.

,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista