Utilidades

Banner  728x90v2
04belgium-congo1-sub-superJumbo

De perdones

Unos días después de que el gobierno de México le enviara sendas cartas al rey de España y al Papa Francisco para que se disculparan de las atrocidades que la conquista española y la evangelización de la iglesia católica cometieron en México, el gobierno de Bélgica brincó a la palestra internacional para pedir perdón por el secuestro, la segregación la deportación y la adopción forzosa de miles de niños de padres mestizos que nacieron durante el gobierno colonial belga en Burundi, el Congo y Ruanda.

Es la primera vez que Bélgica pide perdón por la violencia y el pisoteo de los derechos humanos que hicieron los belgas en África. “A nombre del gobierno federal -declaró el primer ministro Charles Michel en el parlamento de su país- presento una disculpa a los metis provenientes de la era colonial belga y a sus familias por las injusticias y el sufrimiento que padecieron. También deseo expresar nuestra compasión por las madres africanas que perdieron a sus hijos por este política.”

Los llamados metis son los hijos de los mestizos producto de la colonización belga en el centro de África, los cuales fueron arrancados de sus madres para meterlos a centros de concentración facilitados por el gobierno y bendecidos por la iglesia. Los prelados de la época, por su parte, prohibieron las relaciones sexuales entre personas de distintas razas. Y el infierno se pobló con los pecadores que engendraron hijos mestizos.

Son varios los historiadores que sostienen que la colonización belga, dirigida fríamente por el Rey Leopoldo, se destacó por la explotación de los recursos naturales -particularmente el caucho-, los castigos inclementes a los esclavos, la mutilación de brazos y piernas a los rebeldes y la liquidación de la mitad de los pobladores del Congo. El historiador Josep Pérez, en su conocido libro titulado “La leyenda negra”, sostiene que “la colonización europea de los siglos XIX y XX en África fue culpable de crímenes semejantes a los cometidos por los españoles en América. La única diferencia es que no tuvo a ningún Fray Bartolomé de Las Casas para denunciar el salvajismo de los españoles”. 

Tal vez el libro más vehemente y feroz sobre las carnicerías organizadas por los belgas en el continente africano sea “El corazón de las tinieblas”, de Joseph Conrad. Traducido al lenguaje cinematográfico por Francis Ford Coppola en su película “Apocalipsis Now”, nos regala un fresco extraordinario y nauseabundo sobre lo que hicieron los europeos en África, primero, y los norteamericanos en Vietnam, después.

¿Vale la pena pedir y ofrecer disculpas por los eventos del pasado? No, si solo se trata de actos demagógicos y publicitarios. Si, si con ello se ponen las condiciones para que la barbarie y la destrucción de la colonización y la guerra no vuelvan a repetirse.

(Fotografía de Reuters)

, ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista