Utilidades

Banner  728x90v2
trafico

El costo del tráfico

Hay ciudades en donde el tráfico manda. Avenidas con filas de camiones y automóviles que resisten el frío o el calor, y se desplazan con una lentitud desesperante. En Estados Unidos, un puñado de ciudades se han vuelto los emblemas de un problema que afecta la salud de los ciudadanos, la productividad en el trabajo, la cohesión familiar y el medio ambiente. En esa lista se apuntan Nueva York, Los Ángeles, Filadelfia, Boston, Austin y San Francisco. En ellas, y en muchas otras, el problema del tráfico ha escalado brutalmente en los últimos años. En el país, el número de trabajadores que van a trabajar en sus autos se incrementó de 121 millones en 2012 a 130 millones en 2017. Un problema adicional es que, de esos automovilistas, 116 millones viajan solos en sus vehículos, y solo 8 millones de trabajadores utilizan el transporte público.

Otras cifras dicen que los estadounidenses pasaron 97 horas sentados en sus automóviles el año pasado, en contraste con las 82 horas que estuvieron metidos en sus vehículos en 2015. Y para la economía la pérdida de productividad es notable. El año pasado se perdieron 87 mil millones de dólares por ese concepto, mientras que en 2015 se esfumaron 74 mil millones. Es una curva que va en ascenso.

En ese contexto, las autoridades de Nueva York dieron un paso adelante. Acaban de anunciar que para ingresar a las zonas congestionadas de Manhattan -o sea, casi todas- los automovilistas tendrán que pagar una cuota adicional a las que existen. Es decir, que el tráfico lo tendrán que pagar quienes lo crean. De esa manera se van a incrementar las arcas del gobierno, y se va a desincentivar el uso de los automóviles. El programa arrancará en 2021.

La polémica sobre el nuevo derecho de vía apenas empieza, y ya va creciendo. Los que están a favor argumentan que el pago a los automovilistas que arriban a zonas congestionadas ha tenido éxito en otras latitudes del mundo, como en Londres, Singapur y Estocolmo. Los que están en contra dicen que es una medida que va a favorecer a otros automovilistas, como los taxistas y los conductores de Uber. Que hay ciudades donde sin automóvil no se llega a ningún lado, porque no existe un buen sistema de transporte público. Y que los que más van a sufrir serán los de menos recursos, porque el uso de sus automóviles es una necesidad, y no parte de un paseo.

Lo cierto es que el ejemplo de Nueva York lo van a seguir otras ciudades. Ya lo dijeron las autoridades de Los Ángeles, Boston y San Francisco. Las ciudades tienen que seguir siendo de los peatones.

(Con información de The New York Times)

 

, ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista