Utilidades

Banner  728x90v2
The-Irishman-Scorsese

El país de Netflix

Con el auge del proteccionismo, el triunfo de las posturas políticas más derechistas, el nacionalismo conservador, la expansión de la xenofobia y el racismo, la globalización del mundo se puso en pausa. Poco pudieron hacer en la vida económica de los países el Internet, la extensión de las redes sociales como Facebook y Twitter, o los gigantes de la tecnología como Amazon y Google. Pero hay una empresa que, remando a contracorriente de las nuevas fortalezas del mundo, se ha dedicado a expandir las diferentes culturas del planeta por todos lados. Se trata de Netflix, esa distribuidora de películas que el domingo pasado le arrebató varios Óscares a los estudios tradicionales, como Disney, Universal Studios, Warner Brothers y Metro Goldwin Mayer. Su película, que funcionó como caballo de Troya, fue -ni más ni menos-, Roma, de Alfonso Cuarón.

Netflix tiene 139 millones de suscriptores y sus series, documentales y películas se pueden ver en 190 países del orbe. Es una empresa que nació y tiene su sede en California, pero cuyo objetivo no es el difundir los valores de la cultura norteamericana por todo el mundo. Sus ingresos vienen de los suscriptores, y no de las ventas de espacios y anuncios publicitarios, como en el resto de las redes sociales. Y sus grandes éxitos no son las superproducciones de Hollywood. Y no hablamos solo de la mexicana Roma, que fue nominada para 10 Óscares. Su público se engancha con The Great British Baking Show, un concurso de repostería inglesa con participantes de diferentes razas y nacionalidades; con el programa didáctico de la japonesa Marie Kondo para ayudar a las personas a poner en orden sus vidas; con Élite, una serie sobre adolescentes españoles que ha tenido gran popularidad fuera de España; con Dark, un thriller alemán que ha sido visto por una audiencia que se calcula en un 90% fuera de Alemania; o con Sex Education, una comedia británica que disparó un enardecido debate nacional sobre la falta de educación sexual y las altas tasas de embarazo entre las adolescentes en Tailandia.

Este año, Netflix piensa gastar 15 mil millones de dólares en producciones de películas y series en Francia, Brasil, India, Siria y naciones del Medio Oriente, entre otros.

La próxima producción de Netflix promete. Se llama The Irishman (El irlandés), y es una película de gángsters estadounidenses en la época del rudo líder sindical Jimmy Hoffa, desaparecido en 1975. El elenco es de lujo: Robert De Niro, Al Pacino y Joe Pesci. Y el director, para cerrar el círculo de esa marca, es Martin Scorsese. Volver al pasado.

 

, ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista