Utilidades

Banner  728x90v2
eVEREST

El peligro más alto

El Monte Everest representa la zona de peligro más elevada para la humanidad. Durante varias décadas del siglo pasado, llegar a la punta más alta del planeta se convirtió en una aspiración tan alta como llegar a la luna. El 29 de mayo de 1953, antes del mediodía, el neozelandés Edmund Hillary y el sherpa Tenzing Norgay del Nepal lograron la hazaña, y abrieron la puerta para una historia desconocida de proezas, competencias, flujos de dinero, nuevos desafíos para discapacitados, honores reales, irresponsabilidades y explosiones demográficas inusitadas.

Las estadísticas del imán que representa el pico más elevado del planeta para la humanidad son asombrosas. Hacia el final de la temporada de ascenso en el año 2010, hubo un total de 5104 ascensos a la cumbre ejecutados por 3142 personas, que completaron el 77% de los intentos de llegar a la cumbre. Y también hay un saldo mortuorio: desde las primeras expediciones británicas en la década de los años 20s del siglo pasado, 219 personas han perdido la vida entre sus nieves.

Para a la humanidad nadie la detiene. Un claro ejemplo de los empeños de hombres y mujeres por llegar a la cima está representado  por el número de ascensos que se llevan a cabo cada día. La montaña resistió airosamente durante años un promedio de 35 escaladores diarios y, a pesar de todas las señales de alerta, el 23 de mayo del año 2010 aguantó a una multitud de 169 alpinistas en la anhelada cumbre.

Los que conocen la montaña dicen que el pico más alto tiene una superficie no mayor que la extensión de dos mesas de ping pong. Y todo mundo quiere estar ahí, hincarse a rezar, levantar los brazos en medio del éxtasis, tomarse una selfie. “¡Mamá, aquí estoy!”, dice una cartel muy ufano en la azotea del mundo.

Y en esta carrera la falta de responsabilidad también corre. El gobierno de Nepal no se ha detenido en emitir los permisos de ascenso a la montaña. Como cada permiso representa un ingreso, el tema no representa ningún problema. Y por su parte, las empresas que venden tanques de oxígeno no revisan la calidad y duración de sus productos. Puede haber muertes, pero toda venta representa ganancias.

Este año, la multitud que hace fila para llegar al Everest ha arrojado un total de 11 muertos.

 

, ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista