Utilidades

Banner  728x90v2
Baltimore

El poder de la música

Hace ya varios años, un pequeño niño negro de Baltimore ingreso a una raquítica escuela de música llamada OrchKid porque, dice, no tenía otra cosa que hacer. No le gustaban los instrumentos. Pero su maestro se interesó en su soplido, le imprimió disciplina al niño, y ahora es un adolescente que ha participado en giras por Europa con la escuela y estudia en la Baltimore School of Arts. Su pasión es la tuba.

La escuela OrchKids nació en la cabeza musical de Marin Alsop, la primera mujer que llegó a dirigir una orquesta de prestigio en Estados Unidos -la de Baltimore- y su idea era vincular a la escuela con la comunidad. Sobre todo con la comunidad marginal de la ciudad, vapuleada por la pobreza y el crimen. Así empezó con apenas 30 estudiantes hace una década, y ahora cuenta con 1,300. La academia es un símbolo de la ciudad. Sus clases son gratuitas, para todo aquel que quiera comprometerse con la música. Sus alumnos han tocado con artistas de la talla del violonchelista Yo-Yo Ma y del trompetista Winton Marsalis. También fueron invitados para interpretar piezas de música clásica y jazz en el medio tiempo de un partido de fútbol americano de los Ravens de Baltimore.

La historia de la escuela no ha sido fácil. Su lucha por abrirse paso en un mundo convulsionado por la pobreza y la violencia es heroica. En 2017, Baltimore fue considerada la ciudad con mayores crímenes por habitante en Estados Unidos. La escuela es un escudo que defiende a los niños de los anzuelos que les pone el crimen organizado para integrarse a sus bandas.

Además, los problemas financieros de las escuelas de música y las orquestas se han multiplicado. Las organizaciones filantrópicas del país están abandonando a las orquestas. Les parece más importante apoyar a los temas de salud y educación, cuyos presupuestos han ido a la baja con las políticas de la Casa Blanca.

 

, , , ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista