Utilidades

Banner  728x90v2
amapola

El siguiente golpe

El primer golpe fue al huachicol. Muy pocos sabían que grupos de narcotraficantes, coludidos con empleados de Pemex, tenían una mina de oro en el robo de combustible. Hasta hace pocos meses, las autoridades encontraron más de 12,500 tomas clandestinas en el país, por donde se robaban 3.4 millones de galones de combustible cada día. Se ha calculado que las ganancias por este saqueo ascendían a 3 mil millones de dólares cada año.

El huachicol se convirtió en el segundo renglón de ingresos más importante para el narcotráfico, solo después de la venta de drogas. Incluso superó a otros rubros muy lucrativos, como la extorsión llamada cobro por el derecho de piso y el secuestro.

Otras estadísticas indican que a las actividades y ganancias del narcotráfico corresponden otros indicadores al alza, como la violencia. El año pasado se reportaron más de 2600 homicidios dolosos en Guanajuato, frente a los 1100 registrados en 2017, de acuerdo a las estadísticas oficiales. Según el Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal, Irapuato se convirtió en la sexta ciudad más peligrosa del mundo, gracias a la presencia de la delincuencia organizada.

Lo que sigue es quitarle al narcotráfico su primera fuente de ingresos, que son las drogas. Abastecer el mayor mercado de drogas en el mundo es un éxito rotundo en términos económicos: entre 2013 y 2017 se obtuvieron entre 6 mil millones y 39 mil millones de dólares anuales, según estima el Departamento del Tesoro estadunidense.

Existe ya en un sector del gobierno la idea de nacionalizar el cultivo de la amapola. Eso sería cerrar la principal fuente de ingresos del narcotráfico. Tendría sus costos, claro, pero también sus beneficios.

Los funcionarios indicaron que, en los primeros diez meses de 2018, las autoridades encontraron más de 12.500 tomas clandestinas en los oleoductos del país. Para noviembre los huachicoleros estaban robando más de 3,4 millones de galones diarios. En comparación, hace una década solo se registraban unas 460 tomas clandestinas y un robo de 126.000 galones por día.

l robo de combustible le daba a AMLO una oportunidad para mostrar acciones en varios frentes a la vezGrupos de delincuencia organizada, a veces con la colaboración de empleados corruptos de Petróleos de México (la estatal Pemex), estaban extrayendo gasolina y diésel de los oleoductos y de las refinerías y almacenes. Eso le estaba costando al gobierno más de 3000 millones de dólares e impedía los esfuerzos para resucitar a Pemex.

“Al enfocarse en el huachicoleo puede adjudicarse el combate a la corrupción y la inseguridad que le permiten hacer cosas en materia de energía que otros gobiernos no pudieron, ayudando así a que Pemex vuelva a ser el gigante que solía ser”,

El gobierno incluso cerró los oleoductos más atacados, lo que provocó escasez y largas filas en gasolineras. Pese a ello la población estaba muy a favor de López Obrador, sobre todo después de que un oleoducto siniestrado estalló en enero en un área pobre y murieron más de 130 personas  que se habían reunido en el lugar de la fuga con la esperanza de obtener gasolina gratis.

Menos de cuatro meses después de iniciada su ofensiva, López Obrador anunció que su gobierno había reducido en el robo de combustibles en 95 por ciento y declaró victoria: “Hemos logrado prácticamente desaparecer el robo de combustible”, dijo.

Pemex reportó que el huachicoleo disminuyó a 168.000 galones diarios, en promedio, durante abril, una caída en comparación con los más de 3,4 millones de galones que se robaban cuando AMLO llegó al poder. Indicó que eso significa más de 600 millones de dólares en ahorros.

Los funcionarios indicaron que, en los primeros diez meses de 2018, las autoridades encontraron más de 12.500 tomas clandestinas en los oleoductos del país. Para noviembre los huachicoleros estaban robando más de 3,4 millones de galones diarios. En comparación, hace una década solo se registraban unas 460 tomas clandestinas y un robo de 126.000 galones por día.

El año pasado se reportaron más de 2600 homicidios dolosos en Guanajuato, frente a los 1100 registrados en 2017, según estadísticas oficiales.

Irapuato había sido “muy pacífico” hasta el año pasado, dijo en entrevista Ricardo Ortiz Gutiérrez, el presidente municipal. El derramamiento de sangre empezó de verdad durante la primera semana de 2018.

El aumento en la violencia llevó a Irapuato a la sexta posición en una lista de las ciudades más peligrosas del mundo.

Enforcement Administration), que en su informe de 2017 muestra que el número de muertes por envenenamiento con drogas pasó de 16.849 en 1999 a 52.404 en 2015, siendo el número más elevado del total de muertes por otras causas como los suicidios, accidentes de automóvil, armas de fuego y homicidios. Es decir, la drogas son la primera causa de muerte en EE UU, un país de 326,7 millones de habitantes

Abastecer el mayor mercado de drogas en el mundo hace de su industria criminal un éxito en términos financieros: entre 2013 y 2017 habrían lavado hasta 3 billones 646 mil 500 millones de pesos (a razón de entre 6 mil millones y 39 mil millones de dólares anuales, según estima el Departamento del Tesoro estadunidense).

Y es que la fracasada campaña antinarcóticos ha tenido un alto costo para los mexicanos: más de 270 mil civiles asesinados en 10 años; más de 30 mil desaparecidos; 250 mil desplazados por la violencia; centenas de secuestrados, violados, torturados. Y nada de ello ha frenado el boyante negocio criminal.

, ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista