Utilidades

Banner  728x90v2
1455561143_679224_1455561343_noticia_normal1

El único que abre los brazos

Siria, la víctima mayor del sueño incumplido de la primavera árabe, se desangra. Después de cuatro años de guerra civil, el país ha expulsado a más de 4.5 millones de habitantes que no saben donde ir.  Hacia Europa emigró un millón de infelices, y muchos de ellos hallaron la muerte en el Mediterráneo. Los que llegaron se encontraron con el rechazo de italianos, austríacos, ingleses y alemanes. Otros se quedaron en países vecinos, sin saber qué hacer. En Líbano se encuentran 1.2 millones de sirios; en Turquía hay 2.5 millones y en Jordania otros 635.000. Pero ahí no se pueden quedar.

Pero Canadá, un país que no tiene nada que ver con Siria, les ha abierto las puertas a los refugiados. “Bienvenidos. Ya estáis a salvo en casa”, fueron las calurosas palabras del primer ministro Justin Trudeau a los primeros 163 refugiados de los 25.000 que arribaron en diciembre del año pasado. El país gastó 678 millones de euros para recibir a la primera oleada de refugiados.

La Agencia para los Refugiados de las Naciones Unidas (ACNUR) está a cargo del proceso de selección de los candidatos para viajar a Canadá desde Líbano y Jordania. En Turquía, es el Gobierno el que selecciona directamente entre los millones de refugiados. Hasta este mes de octubre, Canadá ha recibido a 33 mil refugiados sirios. Y se espera que lleguen más.

Pero estas cifras son la punta del iceberg. Canadá recibirá a más de 300 mil refugiados este año, provenientes principalmente de Siria, pero también del Congo, Colombia y Eritrea. Su política está basada en los derechos humanos, la reunificación de las familias separadas por la guerra y la aceptación e integración de las demás culturas y religiones.

Mientras los países europeos le niegan la entrada a los refugiados, Canadá les abre los brazos.

Es un ejemplo para el mundo.

Pero nadie lo sigue.

 

, ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista