Utilidades

Banner  728x90v2
Mandatory Credit: Photo by Uncredited/AP/REX/Shutterstock (9779215a)
This undated photo made available by NASA on shows, from left, Sunita Williams, Josh Cassada, Eric Boe, Nicole Mann, Christopher Ferguson, Douglas Hurley, Robert Behnken, Michael Hopkins and Victor Glover standing in front of Boeing's CST-100 Starliner and SpaceX's Crew Dragon capsules at the Kennedy Space Center in Florida. On Friday, the space agency announced the astronauts who will ride the first commercial capsules into orbit next year and bring human launches back to the U.S
Commercial Space Astronauts - 03 Aug 2018

Empresas en el espacio

A principios del mes de agosto, la NASA anunció el lanzamiento de dos cápsulas que llevarían tripulación a la Air Space Station que desde hace varios años gira alrededor de la Tierra. Eso no representa nada nuevo. La Estación Espacial ha sido uno de los pocos proyectos exitosos donde colaboran varios países (Rusia, Estados Unidos, Japón, Canadá y la Unión Europea), y desde el año 2000 ha sido visitada por más de 200 personas, entre astronautas y -¡oh sorpresa!- algunos turistas. El primer boleto para esta formidable aventura tuvo un costo aproximado de 20 millones de dólares.

Debe ser extraordinario tripular un satélite que le da la vuelta a la Tierra en 90 minutos, a una velocidad superior a los 27 mil kilómetros por hora. Cada día, la Estación le da un poco más de 15 vueltas a nuestro planeta. El vuelo brinda la oportunidad de fotografiar 15 amaneceres. No es poca cosa.

Y en este detalle reside la importancia del reciente anuncio de la NASA. Por primera vez, las cápsulas que llevan gente a la Estación Espacial son de origen privado. No son gubernamentales. Se trata de dos cápsulas; una de la empresa Boeing, y otra de Space X. Sus tripulantes serán cinco. Cuatro astronautas de la NASA y un empleado de Boeing, antiguo astronauta de Cabo Cañaveral.

Con el pecho lleno de orgullo, Jim Bridenstine, administrador de la NASA, dijo que por primera vez un proyecto tiene cápsulas de Estados Unidos, tripulación norteamericana y sale del suelo  donde ondean las banderas de las barras y las estrellas.

¿Y cómo llegaban a la Estación los anteriores astronautas? Ah, eso ya pasó a la historia. Que nadie lo diga, pero les daban un aventón las cápsulas rusas.

Pero ahora, con la puesta en escena de las cápsulas de las empresas privadas -de fabricación norteamericana, claro-, se abre la puerta para el turismo intergaláctico y la -modesta-  privatización del espacio. Faltaba más.

(Fotografía de TIME)

, ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista