Utilidades

Banner  728x90v2
48206839.cached[1]

Espía y amante

La historia parece un fragmento de novela policíaca. Una mujer checa de 38 años de edad, naturalizada en Estados Unidos, trabajaba para el FBI en la ciudad de Detroit. Era lingüista y, como había vivido su infancia en la ciudad de Munich, dominaba bien el alemán. Fue una estudiante de muy buenas calificaciones, y sus credenciales impresionaron al FBI. Por eso, desde el surgimiento del Estado Islámico, fue asignada a cubrir ese pantanoso terreno. Le ordenaron investigar a un personaje alemán que se dedicaba a la música -era rapero- y que después de sufrir un accidente se había convertido en yihadista. Ella se llama Daniela Greene. El se llamaba Denis Cuspert, su nombre alemán.  Su nombre artístico -como rapero- era Deso Dogg. Pero después, al abrazar el Islam predicado por el Estado Islámico, cambió su nombre al de Abu Talha al-Almani.

La mujer estaba casada en Estados Unidos con un soldado norteamericano, pero se enamoró perdidamente de su objeto de investigación. Desde principios de 2014 empezó a hablar por Skype con el rapero, y juntos planearon su matrimonio. Durante esta etapa, Cuspert ya era conocido por su ferocidad, había salido en algunos videos ostentando en su puño una cabeza decapitada, y había amenazado al entonces presidente Barack Obama con ser su próxima víctima.

En junio de 2014, engañando al FBI al decir que iba a Alemania para visitar a su familia, Daniela Greene voló a Turquía, obtuvo un salvoconducto del Estado Islámico para ingresar a Siria, y se casó con el terrorista.

Pero el romance duró poco más de un mes. En ese lapso, Greene logró conectarse con amigos de Estados Unidos, escapó de su nuevo esposo y regresó a su país. Ahí se confesó culpable, cooperó ampliamente con las autoridades y logró reducir su castigo de cárcel a tan solo dos años.

Daniela Greene trabaja ahora como recepcionista en un hotel cuyo nombre se oculta para protegerla.

Denis Cuspert -o Abu Talha al-Almani- fue declarado muerto por el Pentágono en un bombardeo en la ciudad de Raqqa, al norte de Siria. Pero en agosto del año pasado, las mismas autoridades dijeron que había escapado y se encontraba con vida.

Todo esto parece una novela de Graham Greene, y seguramente continuará.

, , ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista