Utilidades

Banner  728x90v2
01Franceobama1-master1050[1]

Francia a las urnas

Ahora le toca a Francia. Después de la desgracia que sufrió el mundo con las elecciones de Estados Unidos, en Francia el futuro electoral es más incierto que nunca. Muchos analistas, superficialmente, creyeron que el oleaje desatado por la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca sería suficiente para poner a la ultraderechista Marine Le Pen en el Palacio del Eliseo. Pero no consideraron un factor ideológico importante: los franceses son celosos de su originalidad. Detestan las copias y los reflejos que se importan de lo que pasa en otras latitudes. Y más detestarían que su próximo presidente fuese una calca femenina de las balandronadas de Trump. Además, el padre de Marine Le Pen -fundador del Frente Nacional- se ha encargado de empañar su candidatura. Hace dos días, fue multado por un tribunal local con 30 mil euros, por declarar que “las cámaras de gases de los nazis son solo un detalle de la historia.” Pues ese detalle tumbó a su hija en las encuestas.

Frente a eso, surgió la fresca candidatura de Emmanuel Macron, un político de 39 años que fue Ministro de Economía de los socialistas. Ayer lanzó un programa escueto pero atractivo para muchos, porque se lanza contra la corrupción de los políticos, pretende reducir el número de diputados y senadores en un 30%, y promete limitar los puestos de la burocracia con un recorte de 120 mil cabezas. Junto a ello, abre las puertas del empleo en Francia a todos los ingleses inconformes con el Brexit, y busca fortalecer la educación al duplicar el número de maestros en la educación primaria. Finalmente, para asombro de muchos jóvenes, se declaró a favor de prohibir el uso de los celulares en las escuelas.

La candidatura de Francoise Fillon, el hombre fuerte del partido conservador, hace agua por todos lados. Desde la revelación de que contrataba a su propia esposa con un sueldo del presupuesto público, sus colaboradores empezaron a abandonar al barco, y ayer la policía francesa se metió a su domicilio para investigar desvío de recursos públicos, ocultamiento de información y tráfico de influencias. Como cualquier otro delincuente.

Para complicar aún más el panorama, a 50 días de las elecciones, el círculo de políticos amigos de Alain Juppé han puesto su nombre para sustituir a Fillon. Si esta operación tiene éxito, Macron perdería los apoyos de los centristas.

Y parece broma, pero algunos franceses lo han tomado en serio. Se trata de un grupo que busca la candidatura de Barack Obama como presidente de Francia. Es legalmente imposible, pero su campaña es un rechazo brutal contra de los candidatos posibles. Voila!

 

, , , , ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista