Utilidades

Banner  728x90v2
_90911301_c5b48218-424a-41c4-9b6b-638600ec508f[1]

Huecos del Brexit

Con el anuncio oficial que hizo Theresa May -la primer ministra del Reino Unido- diciendo que su país sale formalmente de la Unión Europea, hay varios temas cuyo futuro es incierto.  No se sabe, por ejemplo, qué sucederá con la movilidad de los habitantes del Reino Unido en el resto de los países de la Unión Europea. ¿Necesitarán visas para ingresar a España, Francia, Italia, Alemania o Portugal? La importancia del turismo y las remesas que acarrea harían pensar que no conviene obstaculizar un flujo de personas que a todos convenía. Lo más probable, entonces, es que a pesar del Brexit los ingleses sigan teniendo pasaportes que les garantizan el libre movimiento a todos los países de Europa.

Pero al interior del Reino Unido, después de la separación de Europa, los reinos ya no están tan unidos. Los escoceses, sobre todo, han expresado su malestar. Los escoceses votaron recientemente a favor de permanecer en la Unión Europea, por 62% contra 38%. Nicola Sturgeon la primera ministra de Escocia, están buscando la realización de un segundo referéndum sobre la permanencia de Escocia en el Reino Unido, ya que el triunfo del Brexit, a su entender, ha modificado las cosas. En el primer referéndum, señala, los escoceses eligieron por un margen muy estrecho quedarse en el Reino Unido, porque era parte de la Unión Europea. Pero ahora que ya no lo es, los escoceses prefieren formar parte de Europa en lugar de ser parte del Reino Unido. Es todo un tema.

Algo diferente -aunque en el fondo resulta parte del mismo conflicto- es lo que sucede en Irlanda. Los ciudadanos de Irlanda, que son miembros de la Unión Europea, ven alejarse aún más a sus parientes de Irlanda del Norte, que al formar parte del Reino Unido ya no son parte de la Unión Europea. Ahora no saben si el comercio entre ambas naciones tendrá nuevas tarifas, ya que los tratados de libre comercio se vendrán abajo.

Por otra parte, hay una gran incertidumbre sobre un abanico de temas, como el túnel bajo el Canal de la Mancha, que fue una inversión conjunta entre Francia e Inglaterra, y que ha mantenido los precios bajos gracias al acuerdo; sobre la condición de los futbolistas ingleses que juegan en equipos de otros países sin la calidad de ser extranjeros, y sobre lo que sucederá en el resto del mundo con los precios del whiskey, ahora bajo la égida del Brexit.

Lo que está claro, hasta ahora, es que a partir del Brexit se incrementaron las agresiones a los extranjeros y migrantes en el Reino Unido -subieron un 41% el primer mes después del referéndum-, y que hay sectores del Reino Unido que ahora buscan su separación del reino. Uno de ellos es el territorio de Gribraltar, bastión del antiguo imperio para controlar el acceso al Mediterráneo, cuya población votó por permanecer en la Unión Europea con un resultado apabullante del 96%.

¿Y qué dicen los demás europeos? En Francia la candidata ultraderechista Marine Le Pen ha levantado el Brexit como su propia bandera. De ganar, dice que Francia seguirá el mismo camino. Pero muchos otros sectores ven al Brexit como un descalabro. Donald Tusk, el presidente polaco del Consejo Europeo, declaró cuando leyó la carta que le envió Theresa May: “No hay nada que ganar en esto. Y hablo por los dos lados. En esencia, ahora lo que necesitamos es un control de daños. Ingleses, ya los extrañamos. Gracias y adiós.”

 

, , ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista