Utilidades

Banner  728x90v2
images02DVI3QJ

Imperdonable

Mientras que millones de personas en todo el mundo saben quien es John Lennon, muy pocos se acuerdan de David Chapman. Sin embargo, el destino de ambos quedó sellado el 8 de diciembre de 1980, cuando Chapman asesinó de cuatro balazos a Lennon en las afueras del edificio Dakota de Nueva York.

Vale la pena recordar a Chapman ahora que le ha sido negada por octava vez la libertad condicional por las autoridades de Nueva York, afirmando que su liberación sería incompatible con la seguridad de la sociedad.

Chapman es un sicópata como muchos de los que abundan en Estados Unidos, con el carácter desequilibrado de los excombatientes de Vietnam, pero con la salvedad de que nunca estuvo en la guerra y en cambio tenía aficiones literarias mezcladas con delirios de grandeza. Su libro de cabecera era “El guardián en el centeno”, una novela extraordinaria de  J.D. Salinger sobre las andanzas de un joven inadaptado por las calles de Manhattan.

Aunque Chapman tenía ciertas inclinaciones religiosas y una marcada proclividad al suicidio, en sus años de mayor inestabilidad se lanzó a alcanzar la fama a través del crimen. Por eso decidió asesinar a uno de los creadores -junto con Paul McCartney- de la mayoría de las canciones de los Beatles.

No cabe duda de que, en su momento, David Chapman alcanzó la fama.

Pero hoy no alcanza el perdón.

Ver nota en inglés

, , , , ,

No comments yet.

Deja un comentario

Iniciativa.org.mx | Revista