Utilidades

Banner  728x90v2
US-Airstrike-in-Syria-640x369

Irán, otra vez

Al cancelar el acuerdo de armas nucleares con Irán, Donald Trump camina a contracorriente de sus propias declaraciones. No es nada nuevo en él.

Si bien en el ajedrez que se jugó entre las dos Coreas Trump quedó parado involuntariamente en una postura de diálogo y negociación con su archienemigo Kim Jong-un -el líder máximo de Corea del Norte-, al dar por concluido el acuerdo con Irán el presidente de Estados Unidos se ha embarcado en una partida que puede desembocar en otra guerra.

El acuerdo nuclear entre Estados Unidos e Irán se logró en julio de 2015 gracias a los esfuerzos de John Kerry, el entonces secretario de Estado del gobierno de Barack Obama. Y esa es la razón de fondo por la que Trump decide darlo por terminado. El nuevo presidente sigue dinamitando todo lo hecho por su antecesor. Desde el sistema de salud hasta las relaciones con Cuba, Trump sigue tirando golpes a todo lo que le parezca la sombra de Obama.

Y como siempre lo hace, Trump no mide las consecuencias de sus actos. Porque si bien en Irán gobierna ahora el sector más moderado de los ayatolas, el gobierno de Teherán no es proclive a permitir que sus rivales tomen posiciones militarmente favorables en la región entera. Por eso, al calor del retiro de Trump de los acuerdos nucleares con Irán, los ayatolas lanzaron cohetes contra las tropas de Israel en la zona incandescente de los Altos del Golán, y el gobierno israelí respondió atacando con aviones caza las zonas ocupadas por Irán en el territorio sirio.

Así, la medida tomada por Trump ha puesto en efervescencia al Medio Oriente, otra región donde los enfrentamientos son el preludio de guerras de altos vuelos. Al romper lanzas con Irán, Trump arroja a los ayatolas en los brazos de sus aliados, que son el gobierno tiránico de Bashar al Assad en Siria, y su protector Vladimir Putin en Rusia. Frente a ellos, el régimen guerrero de Benjamín Netanyahu de Israel se frota las manos previendo nuevos enfrentamientos con sus enemigos históricos. La mañana del 10 de mayo, la Fuerza Aérea de Israel destrozó “casi toda” la infraestructura militar de Irán en Siria, de acuerdo con el ministro de Defensa Avigdor Lieberman.

¿Busca Trump la reactivación de un conflicto de gran envergadura que envuelva a Irán, Siria, Israel, Palestina, Arabia Saudita, las guerrillas de Hezbollah, Rusia y Estados Unidos? No. Seguramente. Simplemente quiere distanciarse de Obama.

, , , , , , ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista