Utilidades

Banner  728x90v2
05252016-obama-house1-994x662[1]

La casa blanca es de color marrón

La casa que Barack Obama habitará después de dejar la Casa Blanca en 2017 daría pie a un escándalo mayúsculo en México. Es grandecita, tiene 761 metros cuadrados, una gran sala, un amplio comedor, 9 recámaras y 8 baños y medio. También una terraza enorme, con jardines alrededor, y un generoso espacio para 10 automóviles.  Tiene el aspecto de una casa rural en Inglaterra -con techos de dos aguas, áticos y chimeneas-, y está ubicada en Kalorama, uno de las colonias favoritas de los políticos en retiro. Está valuada en 7 millones de dólares.

Sin embargo, la casa no es propiedad de Barack Obama. Su dueño y amigo, el demócrata Joe Lockhart se la alquilará mientras la hija menor, Sasha termina la secundaria en la capital de la nación. La renta será aproximadamente de 22 mil dólares mensuales.

¿Por qué no se ha levantado un escándalo en Estados Unidos con esta revelación?

Los motivos son diversos, pero uno de ellos es que, siendo Estados Unidos una nación tan desigual como México -aunque con un desarrollo económico muy superior-, allá no existen las barracas vergonzosas que tenemos en el campo y en la periferia de varias ciudades de nuestra República. Otra razón es que allá no se despliega esa tradición oprobiosa que tuvo un punto de inflexión con la llamada “Colina del Perro”, la mansión con la que se premió el presidente López Portillo al abandonar Los Pinos. Y otra más -no menos importante-, es que el dueño de la casa marrón es un demócrata amigo del presidente Obama, pero no un contratista del Estado.

,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista