Utilidades

Banner  728x90v2
Honduras

La huída

El año pasado fueron asesinadas 380 mujeres en Honduras. Una de ellas -un caso nada extraordinario- trabajaba en la Agencia Técnica de Investigación Criminal -la instancia que investiga los crímenes de mujeres- y fue estrangulada por su jefe y amante, el funcionario a cargo de la agencia.

Aunque parece un caso salido de una novela policíaca, no es el único. Un reportaje narra una lista de algunas de las mujeres que fueron asesinadas en el municipio de Choloma, a un costado de la ciudad de San Pedro Sula, el año pasado: una niña de 14 años que vendía boletos de lotería y que fue secuestrada por un vendedor de drogas que la violó y le dio cinco tiros en la cabeza; dos niñas de 15 años a las que mataron pandilleros de la organización MS-13 cuando se resistieron a la orden de vender drogas; dos primas de 17 años cuyos senos y glúteos fueron mutilados antes de que los sicarios de Barrio 18 les dispararan en la cabeza. A todas las mujeres que se niegan a irse con las bandas, las matan.

Las leyes de violencia doméstica en Honduras son risibles. Golpear a una mujer por primera vez es una “falta”, no un delito. Un tribunal o agente del Ministerio Público puede emitir una orden de aprehensión de hasta seis meses, pero la policía nunca supervisa su cumplimiento.

En 2013, el gobierno hondureño promulgó una ley que impone sentencias más duras para los feminicidios. Dice la ley: cuando el agresor es pareja, familiar o expareja de la víctima; si comete violencia doméstica; si antes de la muerte hubo sexo, o si el cuerpo de la víctima fue degradado o mutilado, puede aumentar la sentencia de homicidio hasta 30 o 40 años.

Pero hasta ahora casi nadie ha sido acusado de feminicidio.

La mayoría de estas mujeres no obtiene justicia, ni aun después de su muerte. Nueve de cada diez asesinatos de mujeres no pasan por los tribunales o terminan sin una sentencia. Casi la mitad de esos homicidios ocurren en público.

Ahí, en medio del horror, se encuentran las verdaderas causas de las caravanas que salen de Honduras rumbo a Estados Unidos.

(Fotografía de The New York Times)

, ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista