Utilidades

Banner  728x90v2
Juegos Olímpicos 2016 - Atletismo - Final femenina 100mts- Río de Janeiro, Brasil - 13/08/2016. - Elaine Thompson (JAM) (R) de Jamaica celebra al ganar la medalla de oro en los 100 metros femeninos. La atleta jamaiquina Elaine Thompson ganó el sábado la final de los 100 metros de los Juegos Olímpicos de Río con marca de 10,71 segundos, relegando a su compatriota Shelly-Ann Fraser-Pryce al tercer escalón del podio.  REUTERS/Carlos Barria IMAGEN SOLO PARA USO EDITORIAL. PROHIBIDA SU VENTA PARA CAMPAÑAS DE MARKETING O PUBLICIDAD

Lo mejor de Río 2016

Los primero que se puede considerar fantástico es que los juegos olímpicos hayan comenzado y terminado en orden y a ritmo de samba, a pesar de los nubarrones que parecían cernirse sobre Río, y a pesar también del nefasto episodio por el que Dilma Rousseff, la presidenta brasileña, fue retirada de su cargo. Una vez concluidos los juegos, queda alguien a quien Temer.

Afortunadamente y por el bien de quienes disfrutamos los juegos olímpicos, fueron superadas las transmisiones de horas y más horas en que las olimpiadas se transformaron en programas de revista donde la transmisión de los juegos quedaba reducida al mínimo mientras teníamos que tolerar a los cómicos insoportables de las principales televisoras y los muy ignorantes reporteros “de color” que saturaban los programas.

En esta ocasión vimos todos los deportes; los juegos más importantes de todas las disciplinas completos; las participaciones de los mexicanos a satisfacción; y algunos puntos del ping-pong que es aburridísimo: una vez que se han visto dos tantos se ha visto todo, y se ha comprobado que sus técnicas son sofisticadísimas.

Finalmente, otra maravilla de Río fueron los podiums copados por negras y negros, desde el equipo norteamericano de básquet, hasta Usain Bolt, que tuvo la puntada de chacotear en sus hits preliminares con otro atleta que echaba el bofe para alcanzarlo. Cuánto lucieron las bellísimas y veloces corredoras estadounidenses, jamaiquinas y africanas quienes son unas verdaderas gacelas. Y qué decir de la gimnasta Simone Biles, quien rompe totalmente con los arquetipos conocidos: mide 1.45, su cuerpo es puro músculo lleno de fortaleza, es prácticamente perfecta en su disciplina y desde luego, es negra.

Lejos estamos, aunque todavía falta camino por recorrer, de aquel México 1968 donde los atletas afroamericanos triunfadores hubieron de alzar su puño enguantado en negro para protestar contra la discriminación racial en su país. Hoy, uno de los suyos está en la Casa Blanca.

, , ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista