You are here
Home > Internacional > Los impuestos de Bill Gates

Los impuestos de Bill Gates

Bill Gates es un símbolo de la riqueza del capitalismo de Estados Unidos, tal y como lo fue Nelson Rockefeller a mediados del siglo pasado. Pero en su caso su fortuna no fue heredada, sino que surgió de su inmensa creatividad y la expansión de Microsoft, su emblemática criatura. Otra diferencia es que, en el terreno de la filantropía, Gates superó a Rockefeller -su mentor- por muchos ceros en las cifras de sus donativos.

La influencia de Bill Gates por sus ayudas humanitarias se ha dejado sentir en las hambrunas de África, las inundaciones de la India, la educación en los países pobres, la lucha contra el Alzheimer y muchos otros campos. En 2017, Bill Gates jugó un partido de dobles con el astro del tenis Roger Federer contra John Isner -un magnífico tenista de Estados Unidos- y el guitarrista del grupo rockero Pearl Jam, y al ganarlo lograron recaudar 2 millones de dólares para los niños pobres de África.

La riqueza de Bill Gates está valuada en 106 mil millones de dólares, y hace una década la fundación que organizó con su esposa -Melinda Gates- fue nombrada la segunda asociación filantrópica más poderosa del mundo, con una donación globalizada de 28 mil millones de dólares en los cinco continentes. La pareja declaró que estaría dispuesta a donar el 95% de su riqueza para actividades de caridad. Nada mal.

Sin embargo, recientemente, Bill Gates mostró los límites de su generosidad. Cuando le preguntaron por quien votaría si la disputa por la presidencia del país fuera entre Donald Trump y Elizabeth Warren, no se fue en contra de Trump, a pesar de haber sido uno de sus críticos. Lo detuvo la política redistributiva de Warren, que apunta a cobrar muchos más impuestos a los que más tienen. Y eso sí que calienta. Hasta al cerebro filantrópico de Bill Gates.

¨Yo estaría con el candidato más profesional de ambos.” Es decir, con el que más claramente defienda su riqueza.

 

Top