Utilidades

Banner  728x90v2
Bacalao

Menos peces

Lo que se sospechaba ya se comprobó. El cambio climático está matando a los peces y alterando la dieta de la humanidad en todo el orbe. Un estudio de la revista Science reveló recientemente  que una gama muy amplia de peces disminuyó en un 4.1% entre 1930 y 2010. Eso parece poco, pero equivale a 1.4 millones de toneladas de peces en el mismo lapso.

Conforme la temperatura de los océanos ha aumentado, algunas regiones se han visto particularmente afectadas. En el noreste del océano Atlántico y el mar de Japón, las poblaciones de peces disminuyeron hasta en un 35 por ciento durante el periodo en que se realizó el estudio. La vida marina ha sufrido cambios sustanciales, debido a  los efectos más drásticos del cambio climático. Los océanos han absorbido el 93 por ciento del calor que se queda atrapado en el planeta debido a los gases de efecto invernadero que los humanos liberan en la atmósfera.

El pescado representa el 17 por ciento de la ingesta de proteína animal de la población mundial, y hasta el 70 por ciento en el caso de las personas que viven en países costeros o isleños. El pescado es una fuente esencial de proteína para más de la mitad de la población global, y aproximadamente 56 millones de personas en todo el mundo viven de la industria pesquera.

Los científicos han advertido que el calentamiento global tendrá una influencia negativa en el abasto mundial de alimentos durante las próximas décadas. Las altas temperaturas oceánicas pueden matar tanto a los peces como a sus fuentes de alimento. Un estudio publicado también por la revista Science sostiene que las temperaturas de los océanos están aumentando mucho más de prisa de lo que antiguos cálculos habían estimado. Los nuevos hallazgos  separan los efectos del calentamiento de las aguas de otros factores, como la sobrepesca, y señalan que el cambio climático ya está teniendo un impacto notable en todos los alimentos provenientes del mar.

Los investigadores usaron una serie de datos de 235 poblaciones piscícolas en 38 regiones ecológicas de todo el mundo. La información detallada les dijo no solo dónde estaban los peces, sino también cómo reaccionaban a efectos ambientales, como los cambios en las temperaturas del agua.

Las conclusiones de estos estudios no son nada halagadoras. Habrá menos peces y por lo tanto menos pesca. Esta actividad sufrirá una reducción importante. La dieta de proteínas provenientes del mar será mucho menor. Y los precios de los productos del mar sufrirán un incremento notable. Los taquitos de marlin se venderán al doble, por poner un ejemplo.

, ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista