Utilidades

Banner  728x90v2
temer-agc3aancia-brasil.jpg_1718483346[1]

Menos popular aún

En Brasil, cuna de la corrupción de la empresa Petrobras, el sistema está listo para mandar a su casa a la presidenta Dilma Rousseff. ¿El motivo? haber maquillado las cifras del déficil fiscal del Estado. No la corren por corrupción, ni por desvío de fondos, ni por haber hinchado sus bolsillos con fondos públicos, al más puro estilo de los funcionarios mexicanos. Pero la falta de consenso político para apoyarla la dejó en el vacío.

Ni ella, ni Lula, el popular político en cuyos hombros se montó para llegar a la presidencia. El que viene es el vicepresidente Michel Temer, un hombre a quien nadie quiere, pero que tendrá que tomar el timón del país en el umbral de los Juegos Olímpicos.

Y Temer llega con un plan muy afín al odiado neoliberalismo: reducción obligada del déficit fiscal, recortes presupuestales y de trabajadores, austeridad en medio del despilfarro de las olimpíadas.

¿Podrá con el paquete? Por lo pronto, las encuestas lo han puesto fuera del cuadrilátero. Como candidato a la presidencia en 2018, apenas llega al 2% de las preferencias. Tendría que operar un milagro para  repuntar.

, , ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista