Utilidades

Banner  728x90v2
Niño héroe

Niño héroe

En una época en la que reina el individualismo, la búsqueda insaciable del lucro, la prioridad del interés personal, el imperio de la ganancia y el egocentrismo como brújula, todavía caben el desprendimiento individual y el heroísmo como formas de vida y amor al prójimo.

Y esa experiencia le costó la vida a Lucas Silverio, un adolescente del Bronx de Nueva York cuyo edificio se incendió y alcanzó a salir a la calle, pero que al escuchar el llanto de una niña de tres años se regresó al edificio para rescatarla y perdió la vida entre las llamas.

La niña se llamaba Yasleen McDonald y también falleció por las quemaduras.

La historia es la de un horror que acaba mal. El fuego se inició en los pisos superiores del edificio -entre el 12 y el 13- cuando la familia de Lucas celebraba la confirmación religiosa de uno de sus primos, y todos sus familiares bajaron apresuradamente entre el fuego para salvar la vida. Lucas iba ayudando a su abuela cuando escuchó el llanto de la pequeña y se regresó por ella.

Horas después, cuando la prensa le preguntó a su novia la razón por la cual Lucas se había regresado por la niña, la joven respondió que “él siempre había sido así”. En la calle le daba limosna a los mendigos, se detenía a platicar con cualquiera que lo solicitara, sentía compasión por las personas que sufrían. Pero nadie imaginó que pudiera poner su vida en peligro por salvar la de un vecino.

Las dos vidas se perdieron, y el mundo perdió a uno de los pocos héroes que iluminan las páginas de los diarios.

,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista