Utilidades

Banner  728x90v2
Huracán

Otro huracán en Puerto Rico

El huracán María, el peor que ha tenido Puerto Rico en su historia reciente, dejó a la isla hecha un desastre y se llevó cerca de 3 mil vidas. En agosto de 2017 empezó a arrojar barcos a las avenidas de San Juan -la capital-, y en junio de 2018 miles de viviendas y empresas seguían sin electricidad. Las fotografías de ese lapso hablan de una destrucción fuera de registros.

Y ahora, a mediados de julio del presente año, miles de portorriqueños han salido a las calles del Viejo San Juan para exigir la renuncia del gobernador de la isla, Ricardo Roselló. Este hombre es el hijo del gobernador de Puerto Rico en los últimos años del siglo pasado, y se ha distinguido por luchar porque la isla se convierta en un estado más de Estados Unidos, y no un estado asociado. Las marchas acabaron en los enfrentamientos habituales con la policía en todo el mundo -gases lacrimógenos, macanas, descalabrados y detenidos- y fueron el combustible para que la gubernatura de Roselló pendiera de un hilo muy fino.

Como parte de la campaña de Donald Trump hacia la reelección, el actual presidente ha dicho que las autoridades de la isla se han destacado por su incompetencia en el manejo de los fondos de ayuda por el huracán. Y en ese punto no le falta razón. Como casi todas las autoridades de raíz hispánica, para el gobernador de Puerto Rico y sus allegados la administración de los recursos del Estado es el suculento reparto de un botín.

Sin embargo, el pillaje no ha sido la chispa que encendió el petardo. Parece broma, pero lo que desató el movimiento que pide la renuncia del gobeernador es la publicación de un chat en redes sociales, donde Roselló y los miembros de su equipo hacen gala de chistes misóginos y sexistas, se burlan de altas funcionarias y reconocidos cantantes, y exhiben su camaradería con un lenguaje soez y cavernario. Al darse a conocer el chat por una organización llamada Centro de Periodismo Investigativo, las renuncias de los miembros del gabinete que participaron en la diversión se dieron en cascada. El gobernador pidió perdón. Carmen Yulín Cruz, alcaldesa de San Juan, se unió a la exigencia de renuncia del gobernador. Lo mismo hicieron los cantantes Ricky Martin y Ednita Nazario.

Hasta la fecha, el gobernador no ha caído, pero el huracán sigue azotando al gobierno de Puerto Rico.

 

,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista