Utilidades

Banner  728x90v2
Basura

Pepenadores V.I.P.

Como se sabe, lo pepenadores son los pobres indigentes que, una vez caídos en el pozo del desempleo y la desgracia, se dedican a escarbar en los basureros a su alcance para rescatar los residuos que les puedan ser útiles: plásticos, vasos y platos desechables, charolas usadas, fierros de todo tipo, envases en buen estado, migajas de pizzas y bolillos.

Generalmente, los pepenadores son habitantes de los grandes basureros, gente muchas veces enferma que ha sufrido el rechazo social en grados insoportables, No tienen un techo que los proteja de la lluvia, arrastran cobijas que utilizan en sus desbalagadas horas de sueño, comen las sobras de los basureros de los restaurantes, no son gregarios ni tienen amigos verdaderos. Ocupan, tal vez, el último peldaño de la escala social en todos los países.

Sin embargo, por sorprendente que parezca, entre los pepenadores existe también una estratificación social que los distingue por sectores. The New York Times halló y entrevistó en San Francisco a un pepenador que habita a tres cuadras de la casa de Mark Zuckerberg -el millonario creador y dueño de Facebook-, y que saca de su enorme contenedor una gran variedad de objetos que le sirven. Su nombre es Jake Orta, y su historia es muy diferente de la del hombre que le ayuda a sobrevivir con su basura.

Orta nació en San Antonio, Texas, en una familia de doce hermanos. Trabajó desde joven en la Fuerza Aérea durante la guerra del Golfo de 1991, y posteriormente fue enviado a Alemania, Corea y Arabia Saudita. Después de fundar una familia, su vida cambió por sus ausencias para servir en el ejército. Cuando regresó a Estados Unidos, descubrió que su esposa lo había dejado. De manera casi inmediata -como suele suceder- se zambulló en el alcoholismo y se quedó sin hogar. Entonces decidió mudarse a San Francisco, y con dificultades logró colgarse de un programa que ayuda a los veteranos de guerra sin techo.

Pero su mayor fuente de ingresos es la basura de Zuckerberg. De ella ha extraído camisas y pantalones de marca en buen estado, tenis Nike casi nuevos, cubiertos de mesa de auténtica plata, juguetes rotos, residuos de comida de banquetes, una cafetera, una secadora, una aspiradora en muy buen estado y, sobre todo, la esperanza de que la familia Zuckerberg continúe ganando buen dinero con la expansión de Facebook, y siga deshaciéndose de montañas de basura que representen comida, vestido y artículos domésticos para los “cazadores de tesoros”, como Orta se define a sí mismo.

, , ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista