Utilidades

Banner  728x90v2
Puebla

Puebla de los ángeles y demonios

Por las características del triunfo de Morena el pasado domingo primero de julio, algunas irregularidades pasaron un tanto desapercibidas. Fue de tal manera rotunda la victoria encabezada por Andrés Manuel López Obrador que no hubo manera siquiera de dudar: obtuvo el 53.19% de los votos frente al 22.27% y el 16.40% de Ricardo Anaya y José Antonio Meade respectivamente.

Con el paso de los días fueron saliendo algunas irregularidades en los estados de Tamaulipas, Yucatán y sobre todo, Puebla. El domingo en la noche, día de la elección, los datos de Consulta Mitofsky daban como virtual ganador en Puebla a Luis Miguel Barbosa con diez puntos porcentuales por arriba de Martha Erika Alonso (de 41% a 49% y de 31% a 38% respectivamente).

La mañana siguiente resultó que la candidata a gobernadora, esposa del exgobernador Moreno Valle, aventajaba ya por 2.7% al candidato por Morena, según los datos del PREP, aún cuando en las elecciones federales en Puebla ganó Morena, así como en la legislatura local y en las principales alcaldías. Curiosamente la única elección con una tendencia diferente fue la de gobernador. Se supo también que entre las 3 y 5 de la tarde del día de la elección sujetos armados irrumpieron en varias casillas y a punta de balazos que dirigieron incluso a capacitadores del INE y autoridades de casilla, se hicieron de las urnas.

El lunes hubo ya manifestaciones en contra del fraude y para el martes Lorenzo Córdova declaró que correspondía a las autoridades electorales locales la solución del problema. Éstas le dieron su constancia como vencedora a la gubernatura de Puebla a Erika Alonso el domingo pasado y  el martes 10 de julio salió un desplegado que se difundió en redes sociales, con “la exigencia de que se limpie la elección, se sancione a los delincuentes electorales, y si existieran los elementos jurídicos suficientes, se invalide la elección para gobernador”.

Sergio Mastretta, el cronista poblano de Mundo Nuestro, se dio a la tarea de buscar su voto emitido en una de las casillas asaltadas a mano armada: la 1187. Los votos no fueron contabilizados, como los de otras 70 casillas. Lo encontró en una oficina de la Junta Distrital 12 del INE y la Secretaria Ejecutiva le indicó: “Ya no hay nada qué hacer. Todos esos votos quedaron anulados”.

Corresponderá al Tribunal electoral el seguimiento del caso.

(Con información de Mundo Nuestro @MundoNuestro.SM)

, ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista