Utilidades

Banner  728x90v2
Guardia Nacional

Seguridad

El nuevo gobierno entró a Palacio Nacional diciendo que la corrupción era el principal problema de México, y que quitando la corrupción el país podría crecer, repartir la riqueza y alcanzar niveles de bienestar como nunca en su historia.

Sin embargo, al calor de un fuego multicruzado que continúa arrojando muertos en casi todo el país, el gobierno se inclina a reconocer que la inseguridad es el principal problema de México, y que el panorama es alarmante. En 2018, con una cifra de más de 34 mil homicidios al año, el país se había situado en los cuadros internacionales de la violencia como una nación en guerra -no declarada por nadie-, y en el primer semestre de lo que va del año la cifra de homicidios estableció un nuevo récord, con más de 17,600 en seis meses. Y para que conste con escenas espeluznantes, ayer volvieron a aparecer en Uruapan, Michoacán, los cuerpos colgados y desmembrados que utilizan las bandas del crimen organizado para aterrorizar a sus rivales.

¿Hay visos de solución a esa barbarie? Puede ser. Más allá de su filiación partidaria, los gobiernos estatales y el gobierno federal están apostando a que la presencia de la Guardia Nacional sea un muro de contención de tanto crimen. Con esta Guardia se multiplicará la presencia de las fuerza pública como nunca. De los 10 mil elementos que tenía la Policía Federal, la nueva Guardia tendrá 80 mil elementos al finalizar el año. Con esa medida, México aspira a tratar de cumplir los requerimientos fijados por las Naciones Unidas, de tener un elemento de seguridad por cada 500 habitantes. Hasta ahora, sólo había un elemento por cada 1,300 habitantes.

Pero la simple presencia de los guardias no basta. Se necesita tener un personal capacitado y bien pagado. La capacitación es un proceso que lleva meses, pero por lo menos el salario de los guardias tendrá un nivel que lo eleva del suelo. Cada guardia recibirá $19,000 mensuales ya libres de impuestos, lo cual es notablemente superior a los $7,500 mensuales que siguen recibiendo los policías en la actualidad.

Por otro lado, la parte más difícil para combatir la inseguridad en México está en la frontera, en el libre tráfico de armas que llegan de Estados Unidos. Y en ese campo se ha dado también un primer paso. El Canciller mexicano anunció un operativo conjunto de autoridades de ambos países en cinco ciudades fronterizas -Tijuana, Ciudad Juárez, Matamoros, Nuevo Laredo y Reynosa- para detener el flujo de armas, que ha crecido de manera alarmante en los últimos años. Es un primer paso muy tímido, pero puede ser el inicio de una solución a largo plazo.

, , , ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista