Utilidades

Banner  728x90v2
m5zn_48ea7f3280d2005[1]

Tambores de guerra

Irán probó nuevamente sus misiles de largo alcance cerca de la ciudad de Bushehr, al norte del Golfo Pérsico. Es sobre todo un gesto simbólico, porque la prueba es una respuesta militar a las bravuconadas de Donald Trump después de asumir el mando en la Casa Blanca, y en una ciudad en la que existe una planta nuclear que puso a temblar al mundo occidental desde su construcción en 1975 hasta su reactivación en 2013.

Según las fuentes oficiales denominadas los Guardianes de la Revolución en Irán, el lanzamiento de misiles demuestra “la total preparación para hacer frente a las amenazas” y a “las sanciones humillantes” adoptadas contra Irán por parte de Estados Unidos. Se trata de un armamento de corto alcance -75 kilómetros-, pero el país cuenta con misiles capaces de alcanzar hasta el territorio de Israel.

Las tensiones se acentuaron recientemente, cuando Trump cerró las puertas de su país a una serie de ciudadanos provenientes de siete países árabes, entre ellos Irán. Posteriormente, como es su costumbre, el nuevo mandatario respondió a las maniobras de Irán como un “estar jugando con fuego.”

Detrás de todo esto está el fuego, sí, pero no parece tratarse de un juego. El ministro de Relaciones Exteriores iaraní, Mohamad Javad Zarif, afirmó que su país “no estaba impresionado por las amenazas” y después del anuncio del cierre de fronteras norteamericanas el gobierno iraní sostuvo que actuaría “de forma recíproca” e impondría “límites legales a ciertos individuos y empresas estadunidenses que desempeñaron un papel en la creación y apoyo de grupos extremistas terroristas en la región”. Por su parte Hosein Salami, vocero de los Guardianes de la Revolución, afirmó que Irán no sólo proseguiría su política sino que la radicalizaría. “El número de misiles de Irán, de buques de guerra, de lanzamisiles de defensa aumenta cada día”.

Aunque un juez federal de Estados Unidos bloqueó la medida de cerrar las fronteras por parte de la Casa Blanca, las declaraciones de ambos países has escalado el nivel de confrontación. Trump no ha desbaratado aún el acuerdo armamentista al que llegó Barack Obama con los ayatolas de Irán, pero podría hacerlo las próximas semanas. Y los Guardianes de la Revolución no se quedarán seguramente callados.

¿Existe algún país que pueda detener el fanatismo de los dos bandos?

Si: Rusia. Detrás de la construcción de la planta nuclear en Bushehr está el patrocinio del Kremlin.

, , ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista