Utilidades

Banner  728x90v2
A man standing guard pushes the media aside after members of the "3% of Idaho" group along with several other organizations arrived at the Malheur National Wildlife Refuge Saturday, Jan. 9, 2016, near Burns, Ore. A small, armed group has been occupying a remote national wildlife refuge in Oregon for a week to protest federal land use policies. (AP Photo/Rick Bowmer)

Terrorismo en Facebook

El terrorismo en las redes sociales es un fenómeno que se ha extendido y combatido en diferentes frentes. En el atentado a la sala de conciertos El Bataclán en París, en noviembre de 2015, la familia de una de las víctimas demandó a las firmas Twitter, Facebook y Google por haber permitido en sus plataformas contenidos relacionados con el Estado Islámico, facilitando la perpetración de atentado. Las empresas se defendieron diciendo que no son responsables de los contenidos puestos por los terroristas, pero todas redoblaron esfuerzos para impedir su uso por parte de dichos grupos. Recientemente -el pasado mes de junio-, las firmas Facebook, Twitter, Microsoft y YouTube dieron a conocer el Foro Global de Internet contra el Terrorismo, una asociación para combatir el terrorismo mundial en todas las redes sociales que operan en Internet.

Es sabido que en varios ataques terroristas los activistas han utilizado a Twitter para difundir sus mensajes y coordinarse puntualmente para llevar a cabo sus atentados, y que el Estado Islámico ha subido sus decapitaciones sangrientas a YouTube para aterrorizar a todo el mundo. Y ahora las redes sociales han reaccionado mediante diversos medios para impedir la utilización de sus plataformas por parte del terrorismo. Pero hay en esto muchas aristas. Y una de ellas es, precisamente, lo que se entiende por terrorismo.

Cuando detrás de los mensajes violentos se encuentra la mano del Estado Islámico, Al Qaeda, Hezbollah o cualquier otro grupo yihadista, las redes sociales tienden de inmediato a cortar la información. Han multiplicado sus sistemas para detectar el origen de los mensajes, y cuando encuentran algún llamado de los extremistas islámicos actúan con prontitud. Pero hay otros casos en los que los llamados a la violencia pasan la aduana de la censura sin ningún problema.

The Intercept, la publicación electrónica de Estados Unidos que se ha dedicado a defender la libertad de expresión y a criticar las acciones del Estado contra la privacidad de los ciudadanos, acaba de publicar un artículo en el que dice que en Facebook los grupos armados de los llamados patriotas blancos actúan sin ningún tipo de restricciones, difundiendo mensajes que convocan abiertamente a la violencia contra el Estado. ¿Y eso no es terrorismo? Los voceros de la empresa no saben qué responder.

En el centro del terrorismo blanco se encuentra la familia Bundy, cuyo patriarca -Cliven Bundy- es un anciano mormón que tuvo 14 hijos y en la actualidad tiene más de 60 nietos. Un clásico vaquero dueño de una granja al noreste de Las Vegas, Nevada, cuya filosofía siempre ha sido defender su tierra contra los embates del Estado. En enero de 2016 la familia Bundy saltó a la fama porque formaron un grupo armado que tomó por asalto la reserva natural protegida del condado de Harney, en Oregon, con la consigna de devolver a las autoridades locales los terrenos incautados por la federación. El secuestro de la reserva duró casi un mes entero, y al final los miembros de la familia Bundy fueron encarcelados y posteriormente liberados por cargos menores.

El caso de los Bundy está emparentado con el ataque terrorista que el llamado patriota radical Thimothy McVeigh realizó en Oklahoma en 1995, haciendo estallar un edificio público en el que murieron 168 personas. ¿Y qué hace Facebook para prevenir esa violencia? Nada. En la actualidad, la página del rancho de la familia Bundy tiene más de 200 mil seguidores.

, , ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista