Utilidades

Banner  728x90v2
nota_farmaciaph01_380004701

Un policía verdadero

Nadie lo conoce. Se llama Alberto Núñez Moreno, y era un policía más de los que deambulan por las calles de Tlalpan. Llevaba ocho años de servicio y ninguna promoción.

Pero un día cualquiera se vistió de héroe. El pasado domingo, muy temprano, los ladrones empezaron sus actividades estratégicamente planeadas en el sur de la ciudad. Al las 7:40 de la mañana cuatro sujetos ingresaron a una Farmacia Guadalajara -ubicada en Avenida Insurgentes sur y Calle Calvario, colonia Santa Úrsula Xitla,- y encañonaron a los dependientes. Llevaban varios costales para robarse los medicamentos. El policía Alberto Núñez recibió una llamada de emergencia, se dirigió al lugar señalado y estacionó su patrulla en la entrada de la farmacia. La cámara de su patrulla grabó todo lo sucedido. El policía entró a la farmacia y uno de los asaltantes le disparó en el pecho y lo dejó herido. El agresor salió corriendo de la farmacia. El policía salió caminando lentamente, le disparó sin lograr detenerlo y se desplomó en el suelo.

Al verlo caído, los asaltantes que quedaban en la farmacia dejaron los costales llenos de medicamentos y se dieron a la fuga. Pasaron sobre el cuerpo del policía, quien herido hizo un último esfuerzo por detenerlos. Levantó su pistola y les disparó en tres ocasiones. Esto provocó que los asaltantes se cubrieran, no fueran directamente a su automóvil y retrasaran su huida. El policía alcanzó a radiar las señas de automóvil de lo asaltantes. Finalmente, los refuerzos de la policía los detuvieron.

Ahora sabemos que por lo menos existe uno. Un policía verdadero.

(Con información de La Razón y El Gráfico)

, ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista