Utilidades

Banner  728x90v2
iñarritu

Volver a los cines

Desde su atalaya como presidente del Festival de Cannes este año, Alejandro González Iñárritu ha hecho un llamado internacional para rescatar a los cines. El tema está la cabeza de casi todos los cineastas: con el imperio de Netflix, los espectadores están dejando de ir a los cines. Prefieren ver todas las cintas en la comodidad de las salas de sus casas.

El problema es una madeja de muchos hilos, pero todos conducen a la lógica inclemente del capitalismo: en la producción cinematográfica el motor de la actividad se reduce cada vez más a la ganancia, y las obras de arte encuentran muy pocos espacios. El pez grande se come a todos los pequeños. En las salas se exhiben casi siempre las grandes producciones de superhéroes, y las películas de bajos presupuestos pasan por las salas fugazmente, o simplemente no se exhiben. Las cintas de jóvenes creadores que buscan espacios ingresan a codazo limpio en los recuadros de las series de Netflix, y los públicos de las salas se resignan a verlas en las pantallas de sus computadoras. O peor aún, en las minúsculas pantallas de sus teléfonos celulares.

“Cuando una película aparece en televisión en todas partes del mundo -dice el director en una entrevista con  The New York Times-, es genial que las personas tengan acceso a eso. No habría podido ver Lázaro feliz de Alice Rohrwacher si no hubiera sido por Netflix, así que gracias Netflix. Pero me habría encantado tener la oportunidad de verla en el ArcLight [una cadena de cines en Los Ángeles], y eso es lo que de verdad me enoja, que dejemos morir esa opción.”

Aunque la película que se exhibe sea la misma, no es lo mismo verla en una computadora que en la pantalla de una sala. Y no solamente por el acceso a las palomitas. En una sala la experiencia de ver la película puede ser envolvente, las actuaciones pueden taladrar el hipotálamo, el alma puede cambiar por el poder de una escena. En una computadora las interrupciones pueden ser constantes, la atención se pierde fácilmente, la visión se reduce a unas cuantas pulgadas. Y en un smartphone ni siquiera vale la pena intentarlo.

“Quiero dejar muy claro que apoyo a Netflix al cien por ciento -afirma González Iñárritu. Al mismo tiempo, debemos señalar que los cines y las distribuidoras tienen una gran responsabilidad aquí. Todos estamos dejando que el medio muera y se convierta en un parque de entretenimiento de franquicias. Y si esos estudios, distribuidoras y cines no encuentran una manera de salir adelante, Netflix se los comerá vivos.”

Es un pronóstico inquietante. Como la desaparición de los libros.

 

, ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista