You are here
Home > Violencia > 10 de junio no se olvida

10 de junio no se olvida

Los que estuvimos ahí nos salvamos de milagro. Los Halcones nos atacaron por el flanco izquierdo de la marcha, primero con varillas y después con armas de fuego. Gilberto Guevara, el líder estudiantil de 1988 que acababa de llegar de un exilio forzoso muy breve de Chile, se subió al toldo de un coche y desde ahí arengó a la multitud para que se dispersara. Pepe Woldenberg, Luis Emilio Giménez-Cacho, David Pedraza y yo nos subimos como pudimos por una barda de fierro de la Normal, nos metimos a la escuela y salimos por el lado opuesto de la calle donde los Halcones nos habían atacado.

Después nos subimos al coche de uno de los compañeros, nos fuimos hacia Reforma y desde la ventanilla del coche gritábamos a la población que el gobierno había atacado nuestra manifestación pacífica.

Luego supimos que hubo decenas de muertos.

Top