You are here
Home > Política > Aflojando

Aflojando

Para muchos diplomáticos, las medidas de fuerza solo conllevan más medidas de fuerza, y a corto plazo desembocan en el empeoramiento de las relaciones entre las partes involucradas.

Por eso es buena noticia el anuncio de que el gobierno de Estados Unidos aliviará algunas sanciones económicas a Venezuela para alentar la reanudación de las negociaciones entre la Oposición y el Gobierno del Presidente Nicolás Maduro (en la fotografía) según algunos funcionarios de la Associated Press.

Los cambios limitados permitirán a la empresa Chevron Corp. negociar su licencia con la petrolera estatal PDVSA, pero no perforar ni exportar petróleo de origen venezolano.

Las medidas responden a gestos de buena voluntad de Maduro después de reunirse en marzo con representantes del Gobierno del Presidente Joe Biden, y una reunión reciente en Centroamérica entre funcionarios estadounidenses y la principal coalición opositora de la Plataforma Unitaria para discutir un camino a seguir.

Decenas de venezolanos, incluidos el Fiscal General del país y el jefe del sistema penitenciario, y más de 140 entidades, entre ellas el Banco Central de Venezuela, seguirán sancionadas. Y el Departamento del Tesoro continuará prohibiendo transacciones con el Gobierno venezolano y PDVSA dentro de los mercados financieros de Estados Unidos.

El Gobierno de Venezuela suspendió las conversaciones con la Oposición en octubre luego de la extradición a Estados Unidos de un aliado clave de Maduro por cargos de lavado de dinero. Maduro en ese momento condicionó su regreso a la mesa de negociaciones a la liberación del empresario Alex Saab, quien fue extraditado desde la nación africana de Cabo Verde.

Las negociaciones se llevaron a cabo en la Ciudad de México bajo la dirección de diplomáticos noruegos. Los funcionarios estadounidenses dijeron que esperan que el diálogo se reanude en unas semanas.

Chevron, con sede en California, es la última gran compañía petrolera estadounidense en hacer negocios en Venezuela, donde invirtió por primera vez en la década de 1920. Sus cuatro empresas mixtas con PDVSA produjeron alrededor de 200 mil barriles por día en 2019, pero el Gobierno de Estados Unidos le ordenó en 2020 que redujera la producción y, desde entonces, solo se le ha permitido realizar trabajos esenciales en pozos petroleros para preservar sus activos y sus niveles de empleo en Venezuela.

Durante los últimos cinco años, Estados Unidos ha utilizado sanciones financieras y personales, acusaciones penales y apoyo a grupos clandestinos en una campaña fallida para destituir a Maduro y restaurar lo que considera la democracia robada de Venezuela.

Pero en marzo, funcionarios estadounidenses viajaron a la capital de Venezuela, Caracas, para reunirse con Maduro después de que la invasión rusa de Ucrania trastornó el orden mundial y obligó a Washington a repensar sus prioridades de seguridad nacional.

Tras la reunión, Maduro liberó a dos presos estadounidenses y prometió reanudar las negociaciones con sus opositores.

Los altos funcionarios estadounidenses dijeron que el gobierno calibrará las sanciones en función de los resultados concretos de las negociaciones y las volverá a imponer en caso de retroceso en el proceso de diálogo.

(Con información del Grupo Reforma)

Top