You are here
Home > Política > El otro apocalipsis

El otro apocalipsis

De muchas maneras, el pensamiento apocalíptico se ha colado entre las franjas más radicales de los movimientos sociales del mundo entero. Estas franjas piensan en su fuero interno que la estructura de las sociedades tal y como las conocemos ya llegó a su límite, y que se avecina una especie del fin de los tiempos, un cataclismo que será el preludio de la construcción de sociedades más libres y justas, de acuerdo a sus propias creencias.

Para los integrantes de la secta llamada QAnon en Estados Unidos, el día esperado se desatará un fenómeno llamado “la tormenta”, en el que la violencia masiva derrocará a la camarilla de élite que, según ellos, controla el gobierno. Desde hace mucho tiempo, también en Estados Unidos, los supremacistas blancos sostienen que sobrevendrá una guerra racial catastrófica. Mientras tanto en Europa, particularmente  en Alemania y en Austria, los grupos de neonazis anuncian un supuesto golpe de Estado que darán el «Día X», cuando se desmorone el orden democrático y ellos asuman el poder.

De muchas maneras, se puede interpretar que el ataque al Capitolio de Washington el pasado 6 de enero fue  el preludio del fin del Estado. Cynthia Miller-Idriss, directora del Laboratorio de Investigación e Innovación de Polarización y Extremismo en la Universidad Americana, sostiene que se trata de un punto de inflexión.

“He pensado mucho sobre los paralelismos con la República de Weimar”-dijo- el frágil periodo de democracia en Alemania cuyo colapso permitió que los nazis ascendieran al poder. Ese período estuvo marcado por una serie de ataques, golpes de Estado fallidos y otros esfuerzos para socavar la democracia. A largo plazo la democracia alemana no fue lo suficientemente sólida como para resistir el caos.

“Para mí, el paralelismo es que pienso que muchas personas quieren ver el 6 de enero como el final de algo”, explicó. “Pienso que tenemos que considerar la posibilidad de que eso fue el principio de algo”.

Top