Utilidades

Banner  728x90v2
showimage1

Asesinato en galería

El embajador ruso en Turquía fue asesinado en una galería de Ankara por un policía turco. Si, un policía turco. El vigilante de la ley entró gritando: ¡Dios es grande! ¡No olviden Aleppo! ¡No olviden Siria! y, acto seguido, dio cuenta del diplomático.

Rusia calificó el asesinato como un acto terrorista. El presidente turco declaró que el acto “es una provocación incuestionable para dañar las relaciones bilaterales entre Rusia y Turquía.” Dijo, muy nervioso, que “él y el presidente Putin están en el mismo bando, y que no hay lugar para las controversias”.

Pero la realidad es otra. Rusia no ha dejado de apoyar en todo momento al régimen de Bashar al-Assad en Siria, mientras Turquía apoya a los rebeldes. Son dos bandos antagónicos e irreconciliables. Las manifestaciones turcas afuera de la embajada rusa se han sucedido en cada bombardeo del Kremlin sobre el cielo de Aleppo, y el asesinato del embajador llega después de las negociaciones entre Rusia y Turquía para evacuar a los civiles de la ciudad. Así están las cosas. No hace mucho tiempo, en noviembre de 2015, Turquía derribó un avión de guerra ruso que surcaba sus aires, y Rusia contestó con drásticas sanciones económicas. Meses después, ambos presidentes se reunieron en Estambul para platicar sobre energía, y ahora viene este nuevo capítulo de sangre.

Pero en las fotografías y los medios, ambos mandatarios dicen: “no pasa nada”.

, , ,

Comentarios cerrados.

Iniciativa.org.mx | Revista