Aternancia

Las ciudadanas y ciudadanos mexicanos están empoderados para decidir, mediante su voto, quién los gobernará y para premiar o castigar las acciones de un gobierno, como ocurre en una democracia madura, afirmó el Consejero Presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova Vianello.

Al inaugurar el Seminario “Los estados en 2018. Contexto federal y desafíos en los procesos locales”, llamó a valorar las construcciones institucionales que han permitido transitar hacia la democracia en México.

“Gracias a la construcción institucional y procedimental normativa que se ha venido realizando en el último cuarto de siglo, se han generado las condiciones para que pueda haber alternancia”, subrayó.

El Presidente del INE mencionó que del 2015 al 2018 ha ocurrido el mayor número de alternancias en la historia a nivel federal y local, de lo cual se han beneficiado todas las fuerzas políticas. Eso fue posible gracias a que “tenemos un sistema electoral que, aunque complejo, sirve para generar las garantías que permitan una contienda equilibrada”.

“Lo que define a una democracia está presente desde hace muchos años, esto es la posibilidad de la alternancia. Democracia no es alternancia, pero sí es que existan las condiciones reales para que pueda ocurrir la alternancia”, precisó.

Ante la catedrática Rosa María Mirón Lince, investigadora de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y del Consejero Jaime Rivera; Lorenzo Córdova sostuvo que “es una falacia suponer que en México los ciudadanos no están suficientemente empoderados para ejercer su voto libre, por eso hubo alternancia”.

Posteriormente, al encabezar la primera mesa del Seminario, Córdova Vianello afirmó que en las elecciones 2018 se logró “una logística electoral eficaz y eficiente”, lo que se muestra con el hecho de que a pesar del complejo contexto, se realizó una elección pacífica; hubo mayor equidad e inclusión para candidaturas y votantes; la fiscalización fue exhaustiva y se combatieron las noticias falsas.

“El éxito ha convertido al proceso electoral en un proceso paradigmático, incluso a nivel internacional”, afirmó Córdova Vianello.

Citó como ejemplo de la elección exitosa, que, a pesar del contexto complejo, los comicios se realizaron de forma pacífica; hubo alternancia y pluralismo; equidad e inclusión; la mayor fiscalización y buenos resultados contra las noticias falsas.

En México, la convergencia de autoridades, la responsabilidad de gobiernos, la actuación de los medios de comunicación, la participación de partidos políticos y candidaturas, demuestran dijo, que “cuando la sociedad decide jugar las reglas del juego democrático, puede recrearse incluso en los contextos más adversos, a las elecciones como la ruta civilizatoria mediante la cual, la pluralidad y la diversidad política se recrea pacíficamente y se consolida hacia el futuro como una sociedad democrática”.

En su intervención, Mirón Lince mencionó que el Seminario que se realiza desde hace diez años entre académicos e investigadores será itinerante, por lo que la primera mesa tuvo como sede el Instituto Nacional Electoral, continuará en el Instituto Electoral de la Ciudad de México; en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM y concluirá el Tecnológico de Monterrey.

En ocho mesas académicos, investigadores, autoridades electorales y representantes de partidos políticos, analizarán los saldos de la elección federal; la disputa por las gubernaturas; los comicios intermedios en los estados y las alineaciones partidistas post elecciones 2018.

Gambia y México

Transparencia Internacional es la organización que mide la percepción de la corrupción en el mundo. Cabe decir que, a su juicio, los países menos corruptos de la Tierra son Dinamarca, Nueva Zelanda, Suecia y Singapur, y los más corruptos son Afganistán, Corea del Norte y Somalía. Y esas percepciones cuentan, porque son las visiones que tienen sus habitantes sobre el comportamiento de sus gobernantes, sus empresarios y sus ciudadanos en general.

En la lista de los países clasificados, un detalle que homologa a Gambia y a México es que ambas naciones acaban de cambiar de gobierno, y sus nuevos gobiernos tienen a la lucha contra la corrupción en el centro de sus políticas. Y tal vez sea esa la única semejanza. Pero si comparamos a ambos países en los niveles de percepción de la gente sobre la corrupción, resulta que México no sale bien librado. De un total de 180 países, México ocupa el nada honroso lugar 138. Gambia, por su parte, ascendió recientemente 7 puntos en la escala y se encuentra ya en el 78.

Gambia es una nación construida a lo largo de un río. El río Gambia, precisamente. Es un país que representa un enclave en el territorio de Senegal. La longitud del país, al igual que la del río, son apenas 300 kilómetros. Y su anchura oscila entre los 25 y los 50 kilómetros, de acuerdo a los meandros del río. Su población es de 1.7 millones de personas, lo cual la convierte en un país densamente poblado. Es de mayoría negra, como el resto de las naciones africanas, y su territorio fue una de las canteras para la esclavitud cuyos destinos eran Estados Unidos y Brasil.

Después de lograr la independencia del imperio británico, Gambia sufrió una dictadura feroz de 1996 a 2017 bajo la bota de un déspota llamado Yahya Jammeh, que ocupó la silla presidencial como si fuera un botín para él y sus allegados. A principios de 2017, un proceso electoral sacó al dictador de su oneroso cargo, y de manera inmediata las cosas empezaron a cambiar. Los medios de comunicación recuperaron su libertad. Un renovado poder judicial puso a la lucha contra la corrupción como su principal divisa. Los caudales de noticias falsas que inundaban Internet llegaron a su fin. Los cuerpos de seguridad tienen como consigna, ahora, la defensa de los derechos humanos. El nuevo gobierno está buscando la forma de recuperar los recursos que el dictador Jammeh se llevó a su lujoso exilio en Guinea Ecuatorial.

Lo que mide Transparencia Internacional son percepciones, pero las percepciones cuentan. Gambia ha ganado notoriamente en términos de transparencia con los dos años de su nuevo gobierno. México tal vez ya tocó fondo sobre lo que contempla la población, y puede empezar a recuperarse con sus tres primeros meses de lucha contra la corrupción.

Casas vacías, gente en la calle

Imagina que consigues un crédito para hacerte de una casa y que tendrás una deuda por los próximos 20 años. Es una vivienda diminuta, pero estás feliz por tener por fin tu propio hogar y dejar de pagar renta, aunque esté lejos de tu oficina y no cuentes con todos los servicios. Imagina ahora quedarte sin empleo. El INFONAVIT en lugar de ayudarte, te presiona. Sumado a esto, tu deuda nunca disminuye. Tus vecinos y vecinas empiezan a mudarse. La colonia ya luce vacía. El lugar soñado para vivir se convierte poco a poco, en un paisaje desolado. Al final, abandonas tu vivienda. Te quedan 15 años de pagos mensuales por una casa que ya no ocupas y además ahora tienes que volver a pagar renta. Esa es la realidad a la que 5 millones de familias se enfrentan gracias a una política de vivienda injusta y alejada de sus necesidades.

Según datos recientes proporcionados por el titular del INFONAVIT, hay 5 millones de casas en completo abandono. Con esta cantidad, se podría proveer un hogar a cada habitante de Chiapas. Es también la población total de países como Noruega, Costa Rica o Irlanda.

Mientras se prevé que el sector inmobiliario en México crezca en un 25% este año, 5 millones de familias no tienen un patrimonio que les sirva para trazar un proyecto de vida digno.

Si esta política pública estaba generando mayores brechas de desigualdad, es claro que no estaba funcionando. Y más allá: si esta lógica beneficiaba a desarrollistas inmobiliarios que se aliaron con gobiernos locales y estatales para hacer negocios, entonces se puede decir que se usó dinero público para beneficio privado. Tan sencillo como eso.

La nueva política de vivienda anunciada debe cumplir lo mandatado en el artículo cuarto de nuestra Constitución: vivienda digna y decorosa para cada mexicano y mexicana. Resulta alentador que, como primeros pasos, se piense en refinanciar la deuda de las familias y congelar los saldos totales, con pagos a tasa fija para que la deuda no aumente. Aquí otras cosas que aún siguen pendientes:

-En México, solo 3 de cada 10 viviendas son propiedad de mujeres. Es fundamental cerrar esa brecha de desigualdad cubriendo con perspectiva de género todas las acciones en materia de vivienda.

-Construcción de vivienda social basada en las necesidades diferenciadas de las familias, con espacio suficiente y digno, y en entornos seguros y accesibles. Nunca más desarrollos inmobiliarios pensados solamente para generar ganancias a las personas más ricas.

-Un marco regulatorio que vigile y sancione los incrementos intempestivos en las rentas ante la especulación. Tan sólo en septiembre de 2018, luego del temblor del 19 de septiembre, las rentas subieron injustamente hasta un 35%.

Lo ideal sería que la propuesta del titular del INFONAVIT para refinanciar los créditos de millones de familias, tuviese como meta acabar con la sinrazón de tener millones de casas sin personas, y millones de personas sin casa.

Sabino Vázquez, Coordinador de movilización de Oxfam México.

(Las opiniones expresadas aquí son responsabilidad del autor o autora y no necesariamente reflejan la postura oficial de Oxfam México)

El ejército

El tema de la Guardia Nacional se ha paseado por todos los foros políticos de la nación. Es uno de los programas fundamentales del actual gobierno, y ha despertado una gran cantidad de sospechas y aclamaciones. Los que están a favor, ven la existencia del nuevo cuerpo de seguridad como un nuevo ingrediente para tratar de frenar la espiral de violencia e inseguridad que vive el país. Los que están en contra la ven como un instrumento para que el actual presidente establezca un vínculo indisoluble con las fuerzas armadas, y que ese nexo se convierta a futuro en una palanca para perpetuarlo en el poder.

Es evidente que existen algunos ejemplos internacionales que justifican este temor. Lo primero que buscan los dictadores es el apoyo incondicional del ejército. En Siria, por ejemplo, la lealtad al sanguinario Bashar Al Assad se cimienta en casas. Al norte de Damasco, la capital del país, hay un suburbio exclusivo para los oficiales del ejército, que provienen en su mayoría de comunidades rurales empobrecidas, y que al ser leales al régimen tienen la oportunidad de ser dueños de una vivienda digna en la capital de Siria.

En Venezuela -un ejemplo que puede convertirse en otra Siria-, después de la alianza cívico-militar promovida por Hugo Chávez, los soldados vieron multiplicar sus salarios por encima del de los demás trabajadores, y Nicolás Maduro formó un nuevo cuerpo para su protección privada llamado la Guardia de Honor Presidencial. En ese esquema, se conformaron 6 batallones para la protección del Ejecutivo, una Unidad Especial de Aseguramiento Vial y Francotirador, así como un Escuadrón de Caballería Motorizada. En total, han sido ascendidos 437 militares para la protección del presidente.

El caso de México es radicalmente distinto.  Por una parte, porque detrás de la creación de la Guardia Nacional se encuentra la intención de fortalecer el número de cuerpos de seguridad en México -soldados, marinos y policías-, que se halla por debajo de los estándares recomendados por las Naciones Unidas -que aconsejan la existencia de un  policía por cada 500 habitantes, mientras que en México existe uno por cada 1,300 habitantes-, y porque el actual presidente, lejos de fortalecer su guardia personal, desapareció la que existía, el Estado Mayor Presidencial.

Pero lo más importante es el tipo de ejército que existe en México. El ejército mexicano es una institución democrática. Y eso no es una afirmación demagógica. No está al servicio de ningún caudillo, ningún partido, ningún presidente. En cada cambio de gobierno, después de las elecciones, el ejército se pone bajo las órdenes del presidente electo por el voto popular. Así lo hizo con Vicente Fox, que llegaba abanderado por el PAN, después de derrotar a la hegemonía presidencial del PRI; con Felipe Calderón, que llegó al gobierno por el mismo partido, y con Enrique Peña Nieto, del partido que perdió el poder en el año 2000. En todos esos casos, el ejército se puso a las órdenes del presidente que llegó a su cargo por el mandato popular.

Y exactamente lo mismo está haciendo con Andrés Manuel López Obrador.

El Muro

Eso que fue una promesa de campaña de Donald Trump se ha convertido en un obstáculo para que el gobierno de Estados Unidos siga funcionando como tal. Hasta hoy han cerrado sus puertas los departamentos de Estado, Agricultura, Hacienda, Vivienda, Transporte, Defensa, Comercio y Justicia, así como el Museo Smithsonian y los parques nacionales. Hay aproximadamente 420 mil trabajadores del Estado que continúan laborando sin recibir sus pagos correspondientes. Les han dicho, de mala gana, que después los recibirán.

Trump ha dicho que se siente orgulloso con la medida, y exige del Congreso un desembolso adicional de 5 mil millones de dólares para edificar el muro. The New York Times ha hecho un recuento general del estado que guarda el muro a lo largo de la frontera. Señala que al occidente de El Paso, donde los terrenos son federales, el gobierno de Estados Unidos ha construido aproximadamente 1,126 kilómetros de barda, y que el proyecto de Trump puede llegar a costar 25 mil millones de dólares. En San Diego ya se están probando varios tipos de nuevos  muros, que van desde los 5 hasta los 9 metros de altura. Los existentes tienen 3 metros de altura, y se ubican en áreas densamente pobladas. La patrulla fronteriza se compone de más de 16 mil policías, y se concentra sobre todo en las zonas que se extienden por las ciudades de San Diego, El Paso, Tucson, Laredo y McAllen. Existen 25 puntos de pasos fronterizos a lo largo de la línea, y en algunos de ellos -como en Nogales- se han encontrado túneles para el paso de armas y drogas.

A pesar de que el flujo de indocumentados ha descendido en lo que va del siglo, fuentes oficiales apuntan que el número de trabajadores ilegales mexicanos en Estados Unidos pueden ser más de 8 millones.

Por eso, y porque la economía al norte del Río Bravo se desplomaría sin la mano de obra de mexicanos indocumentados, lo que es preciso llevar a cabo es un tratado para regular el paso de los mexicanos, y no el levantamiento de un muro para impedirlo.

Capacitación

El sistema de seguridad en México tiene muchos agujeros. Por eso, en buena medida, la tasa de homicidios en el país es de las más elevadas del mundo y la ciudadanía vive diariamente con temor. Algunos analistas sostienen que México es una nación en guerra. No en una guerra civil tradicional, con bandos bien definidos que se disputan el poder con ejércitos, sino una guerra sorda, difusa, donde participan varios grupos del crimen organizado, el ejército, la marina y las policías federal, estatales y municipales. Un enfrentamiento en el que las víctimas no son solo los jóvenes integrantes del crimen organizado, sino también los miembros de los cuerpos de seguridad y los llamados con displicencia daños colaterales, que son las miles de muertes de los civiles.

El nuevo gobierno propuso la creación de una Guardia Nacional para combatir frontalmente al crimen organizado con elementos de la policía federal, la policía del ejército y la de la marina, mientras que la Jefa de Gobierno de la Ciudad de México propuso un plan fincado en el fortalecimiento de la policía capitalina. Son dos esquemas diferentes, que en la práctica deberán coexistir pacíficamente.

Sin embargo, ninguno de los planes se refiere con precisión a qué es lo que se hará con las decenas de policías estatales y las miles de policías municipales, muchas de las cuales se han convertido en cuerpos al servicio del narcotráfico y actúan en consecuencia.

En teoría, el fortalecimiento de las policías -que se ha ensayado ya en el municipio de Ciudad Nezahualcóyotl y en la ciudad de Morelia- pasa por cuatro elementos fundamentales para que pueda funcionar como tal: el despido -con o sin indemnización de por medio- de los jefes y policías corruptos dentro de las corporaciones; el aumento salarial de los policías, ya que sus percepciones son la causa fundamental de la captura del crimen organizado en sus filas; su capacitación par elevar sus niveles de eficacia y su vinculación a la población que pretenden proteger.

Las policías son los focos rojos de la seguridad. Un reporte oficial de la policía indica que de los 400 mil elementos que existen a nivel federal, estatal y municipal, existen más de 30 mil que reprobaron los controles de confianza obligatorios, que consisten en cinco pruebas: toxicológica, psicológica, médica y socioeconómica, así como el detector de mentiras.  Dichas pruebas tienen la misión de detectar elementos corruptos o infiltrados por el crimen organizado. Los estados con los mayores porcentajes de policías reprobados son Sinaloa, Nayarit, Baja California Sur, Guerrero, Zacatecas, Hidalgo y Sonora.

En Canadá, donde existe una de las policías más respetadas del mundo, a los jóvenes aspirantes a policías les dan 24 semanas de entrenamiento básico -llamado el programa de Entrenamiento de Cadetes-, antes de su integración a los destacamentos de la Policía Montada para completar seis meses de entrenamiento sobre el terreno. Y la capacitación no termina nunca. Para combatir la violencia contra las mujeres y los niños, por ejemplo, los policías reciben cursos sobre la legislación internacional sobre el tema, los factores que determinan la violencia familiar, los enfoques preventivos, el derecho procesal, la función de la policía y la colaboración entre las instituciones.

En capacitación a la policía mexicana, el camino es aún muy largo.

Pero urge recorrerlo.

 

Los 12 más pobres

Más de la mitad de la población mexicana está en situación de pobreza. El reporte “Desigualdad extrema en México” revela que el 1% de la población concentra el 43% de la riqueza del país. Muchos viven sin luz ni agua ni electricidad. No comen todos los días y, cuando enferman, acceden a hospitales de pésima calidad. Sus hijos tienen que caminar durante horas para ir a la escuela y muchos no tienen acta de nacimiento. El libro Los 12 mexicanos más pobres muestra quiénes son los más pobres del país: los olvidados de los olvidados. Un grupo de reporteros y fotógrafos localizó a las doce personas con peor situación económica del país. ¿Cuánto ganan? ¿Dónde viven? ¿Qué comen? ¿Cuáles son sus condiciones de acceso a la salud, educación y vivienda? Ésta, que es la otra cara de la lista de millonarios, apuesta por subrayar el contraste entre la miseria y la riqueza, enfrentándonos a la enorme desigualdad en que estamos insertos como país.

Esta lista de pobres fue un proyecto para ponerle nombre, apellidos y rostro a la miseria, elaborado por el colectivo de periodistas Cuadernos Doble Raya,  y las organizaciones Ojos de perro y Oxfam, publicado por Planeta. “Estas 12 personas representan arquetípicamente las condiciones y la situación en la que viven muchas. En México hay 11,5 millones en situación de pobreza extrema; así, cada uno de los protagonistas representa más o menos un millón de mexicanos”, explica Rocío Stevens, directora de campañas de Oxfam México.

Un caso, entre los 12, es el de Angelina Méndez. Angelina es una persona real, que trabaja más de seis horas diarias tejiendo sombreros de palma para ganar 15 pesos. Tiene 47 años, vive en el Estado de Oaxaca con sus dos hijos pequeños. Algunos días no comen y otros se alimentan solo de tortillas de maíz. Mide un metro con veinte, pesa 40 kilos y no habla español. En su lengua, le explicó a un traductor que ella misma cree que no sabe pensar bien, una consecuencia, según la directora de Oxfam, de su deficiente alimentación.

Dice en el libro: “Angelina Méndez toma agua hervida para no sentir el el dolor de estómago que causa el hambre. Ella y su familia han pasado hasta 48 horas sin comer, porque cada día enfrenta una verdadera batalla para conseguir, al menos, un par de tortillas con sal que meterse a la boca. No es que no quieran comprar otra cosa, es que es para lo único que les alcanza. Su día comienza  a las 4 de la mañana; se levanta para tomar un conjunto de  hilos de palma seca con los que teje de 2 a 3 sombreros al día lo más rápido que puede. Quien se los compra, le da sólo 5 pesos por cada uno, con lo que nada más le alcanza para 2 cosas: más hilo de palma seca con el que teje más sombreros, y un poco de maíz con sal.”

(Información de Oxfam)

Primeras patadas

El fútbol es el juego de los imponderables. Por eso el Mundial de Rusia se ha caracterizado por la pulverización de los lugares comunes y el imperio de las sorpresas. La primera de ellas, que cimbró la columna del Ángel de la Independencia, fue el triunfo de México sobre Alemania, campeón del mundo. Y luego siguieron las anomalías. Lionel Messi falló un penal contra Islandia. Japón le ganó a Colombia. Irán se trepó al primer lugar de su grupo, por encima de España y Portugal. Senegal victimó a Polonia. Brasil apenas empató con Suiza. Francia y Uruguay ganaron sin convencer, con goles fortuitos y en el último minuto de juego.

Felizmente, el equipo anfitrión se ha visto muy crecido ante su público. En sus dos primeros partidos, ha metido la misma cantidad de goles (8) que metió en los dos últimos campeonatos mundiales. Y esa misma cantidad de goles es superior a los 7 goles que metió España para ganar el campeonato de mundo en Sudáfrica, allá en 2010.

En la mayoría de los partidos, para que nadie se aburra, el balón ha estado en el área. Por eso se ha tirado 10 penales en los primeros 17 partidos, que son la misma cantidad de penales que se tiraron en toda la Copa Mundial de Brasil en 2014.

¿Y quienes son los mejores jugadores del Mundial, según los espectadores? No son Cristiano Ronaldo, ni Lionel Messi, ni Neymar, ni Lewandowsky. No. En primer lugar está Jaime Lozano por su golazo ante Alemania; en segundo lugar el español Isco por su actuación frente a Portugal, y en tercer lugar el largo islandés Hannes Halldorsson, quien tuvo el tino y la rapidez como para pararle un penal a Messi.

Este es el Mundial más visto en todo el mundo. La afición no se detiene. En las pantallas televisivas, por lo menos en las del Reino Unido, el partido entre Inglaterra y Túnez tuvo una audiencia de 18.3 millones de espectadores. Superó todos los ratings. Inclusive el de la pasada boda de la realeza.

Si. El futbol es más popular que todo lo demás.

 

n over Tunisia was the most-watched television programme of 2018, attracting a peak television audience of 18.3 million on BBC One.

Monday’s game in Volgograd, which had a 69.2% audience share at its peak, beat May’s Royal Wedding.

There were also a record three million requests to stream it on BBC iPlayer and the BBC Sport website.

That made it the highest-ever live audience for an online BBC programme.

  • Russia have scored more goals in this World Cup (eight) than they did in their two previous tournaments combined (six across both 2002 and 2014).
  • The eight goals in Russia’s two matches so far is equal to the total Spain scored in their seven matches to win the tournament in 2010.

There have already been 10 penalties awarded in 17 games at this World Cup, the same number as in the entire group stages of the 2014 tournament (10 in 48 games) and just three fewer than in the whole 2014 tournament (13 in 64 games).

Messi falló su tercer penal con la Selección Argentina.

La venganza de los de abajo. México, Senegal, Japón.

Grupo B; Irán, encima de Portugal y España

Grupo D, Croacia encima de Argentina

Grupo E. Serbia arriba de Brasil.

¿Y los mejores jugadores?

You rated Mexico’s Hirving Lozano as the best player in the opening round of matches after he scored one of the most dramatic goals of the tournament so far – his side’s winner in their victory over defending champions Germany.

The forward had an average rating of 8.35 to lead the way, while Ronaldo’s hat-trick against Spain was only good enough for a rating of 8.13 and fourth place.

Spanish playmaker Isco has received the second-highest rating for his role in the draw with Ronaldo’s Portugal.

The two remaining places in the top five are taken by Iceland players following the team’s 1-1 draw with Argentina.

Goalkeeper Hannes Halldorsson, who saved Messi’s second-half penalty, is third and goalscorer Alfred Finnbogason fifth.

Deportaciones

Hay ciudadanos en el interior de Estados Unidos a los que todavía les agrada la presidencia de Donald Trump. Cada vez son menos, pero aún representan el 42% de los ciudadanos. Para el resto, considerando que son aproximadamente 138 millones de estadounidenses, la presidencia de Trump ha sido un rosario de desatinos, exabruptos, ofensas a los antiguos aliados, malas bromas, decisiones erráticas, incumplimientos legales, alientos al racismo, ignorancia de la diplomacia, infantilismo y soberbia. ¿Dónde cabe todo eso? En el año y medio que llevamos desde que llegó a la Casa Blanca.

Donald Trump es un mandatario disfuncional al sistema. Pero no es solamente un presidente  inapropiado para la democracia de Estados Unidos y sus relaciones comerciales con sus vecinos y las demás potencias del orbe, sino también para las ganancias de las grandes empresas y el mínimo funcionamiento del capitalismo en general. Los viejos capitanes de las empresas trasnacionales, como Citibank, J.P. Morgan, Ford, Walmart y Cocacola, no están de acuerdo con su estilo de gobierno. Y los nuevos capitanes de las firmas que controlan las mentes del mundo, como Jeff Bezos, Bill Gates y Mark Suckerberg, tampoco.

Los líderes del Partido Demócrata, pensando en las elecciones intermedias del próximo mes de noviembre, ya están afilando cuchillos. Solo necesitan 24 escaños para recuperar la mayoría de la Cámara de Diputados. Y si los logran, ya podrán empezar a pensar cómo deshacerse de Trump. Material tienen de sobra.

Por eso Trump está preparando la derrota de los Demócratas con una nueva estrategia electoral. Y en el centro de dicha estrategia están las deportaciones de mexicanos. Entre enero y marzo de este año, fueron deportados 53 mil 764 emigrantes de nuevo cuño, o hijos de emigrantes que llegaron de México. En el mes de marzo, Estados Unidos expulsó a 21 mil mexicanos. Se trata de un incremento de 40% en relación con el año anterior, que fue el primero de la administración de Trump. De continuar con la tendencia del primer trimestre, la Casa Blanca llegaría a más de 250 mil deportaciones este año.

Y eso, que Trump levanta como una bandera electoral que lo llevará al triunfo, será una carga para México que el presente gobierno y el que sigue tendrán que resolver.

UE vs EU

Desde la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, México ha sido considerado un enemigo para la seguridad de Estados Unidos. De ahí su insistencia de construir un muro en la frontera, a semejanza de la Muralla China contra las invasiones mongólicas. De ahí su rechazo a la adopción de los llamados dreamers, los jóvenes que llegaron a suelo estadounidense de la mano de sus padres, y que ahora no cuentan con los documentos necesarios para adquirir la ciudadanía. Y de ahí, también, su rechazo al Tratado de Libre Comercio como estaba diseñado, y la apertura de una negociación que parece no tener fin ni sentido.

Por eso México se ha abierto a nuevas posibilidades de acuerdos comerciales, y al fortalecimiento de los que ya existían. En ese sentido, llama la atención la nada remota posibilidad de firmar un nuevo acuerdo con la Unión Europea, ese mercado tan grande y pujante como lo es el país más poderoso del orbe.

El acuerdo comercial original entre México y la UE, firmado en 1997, era relativamente restringido y principalmente eliminaba aranceles en autos y maquinaria. El acuerdo entró en vigor en 2000, y fue el primer tratado de libre comercio entre Europa y un país latinoamericano.

Pero ahora el panorama es diferente. La Unión Europea y México anunciaron el 21 de abril una gran actualización a su acuerdo de libre comercio, un hecho que permitirá que prácticamente todos los bienes, incluidos productos agrícolas, se muevan entre Europa y México libres de impuestos. El acuerdo revisado agrega un conjunto de nuevas reglas que rigen bienes agrícolas, telecomunicaciones, comercio digital, propiedad intelectual, cambio climático, medidas anticorrupción, finanzas y energía.

¿Quién pierde con todo esto? Parece que nadie. Pero una visión más detallada permite visualizar como perdedores a los compradores norteamericanos… y a Donald Trump, aunque no lo reconozca.